Hongo en las casas: ¿peligrosa consecuencia de María?