Ofrecen recompensa por pistolero que mató a tiros a niña de 2 años en Filadelfia, Nikolette Rivera

Recompensa por pistolero que baleó mortalmente a niña

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    "Se me llevaron mi nieta"

    La abuela de la bebita que falleció tras incidente de violencia armada en Kensington expresó entre lágrimas su dolor.

    (Publicado martes 22 de octubre de 2019)

    NUEVA YORK - Dos niños inocentes, uno de los cuales murió en la escena, fueron víctimas de la violencia armada al norte de Filadelfia, y ahora las autoridades ofrecen una jugosa recompensa para dar con el pistolero.

    La más reciente balacera ocurrió este domingo en una casa de Kensington Row, cuando un pistolero abrió fuego desde un automóvil. Nikolette Rivera, de 2 años, murió en los brazos de su madre a causa de las balas disparadas contra la casa en North Water Street.

    Por otra parte, Yazeem Jenkins, de 11 meses, está en "muy, muy, muy grave condición" después de que fuera baleado el sábado por la noche mientras estaba en el asiento trasero de un automóvil que circulaba por North Seventh Street, dijo la policía.

    Ahora los detectives están buscando testigos que puedan ayudar a arrestar en ambos casos.

    En llanto y todavía confundida por lo ocurrido, la madre de Nikolette recordó a la menor como “la luz de la casa”.

    “Estoy devastada sin mi hija, pero tengo otros dos hijos por los que tengo que ser fuerte. Mi Nikolette era una estrella, la hija que toda madre quisiera tener, era mi muñeca. Era la luz de la casa, la de su papá y hermanos”, dijo de primera instancia la progenitora de la niña víctima de la violencia armada en la zona.

    Explicó que es vago el recuerdo que tiene de los hechos. “Todo pasó tan rápido que vine a caer en cuenta cuando estaba en el hospital con mi niña en brazos y me la arrebataron”, apuntó.

    La mujer, de 24 años y origen puertorriqueño quien no quiso identificarse por miedo a represalias, explicó que “siempre estaba en mi casa con mis hijos, donde quiera que iba con ellos Nikolette tenía audiencia, ella era mi fashionista. No había un sitio donde ella no se robara el show”.

    La menor sostuvo una herida de bala en la cabeza y el fallecimiento fue pronunciado por paramédicos en la vivienda familiar que ubica en la cuadra 3300 de North Water Street.

    El alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, dijo en conferencia de prensa que “tuvimos un fin de semana horrible con toda esta violencia armada. Necesitamos la ayuda de la gente porque no podemos hacer esto solos y del gobierno federal para detener el flujo de armas en la ciudad”.

    El mensaje por pistas de los testigos fue ratificado además por la comisionada interina Christine Coulter, quien estableció claramente que “esto no pude seguir ocurriendo, el hecho de que niños se vieron impactados por la violencia armada en un auto y en su propia casa, les rompe el sentido de seguridad y no podemos vivir así. Tiene que haber alguien que vio quienes cometieron estos actos y necesitamos ponerles un alto”.

    La Policía dijo que en el interior de la vivienda también estaba la abuela materna de la niña y otros menores. Ninguno de éstos resultó herido.

    “Podemos decir que esa casa específica fue el blanco de la balacera. El pistolero utilizó un rifle de asalto y detonó el arma en la puerta de entrada y las ventanas. Recuperamos siete casquillos de bala frente a la residencia”, dijo el capitán Jason Smith.

    Los funcionarios de la ciudad ofrecieron una recompensa de $30 mil por información valiosa que ayude a dar con los gatilleros en el incidente.