Pareja se reinventa con ataúdes