Puertorriqueño narra dramático desalojo en EU