Víctimas ven la luz en caso por fraude