Inmigración

Inmigración

Caminaron sin rendirse para llegar a Estados Unidos

Una madre hondureña y sus hijas viajaron con la caravana y ya se encuentran en Los Ángeles.

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Migrante cuenta su trayecto de Honduras a EEUU con sus hijas

    Una madre caminó desde Honduras hasta Estados Unidos con sus cuatro hijas.

    (Publicado viernes 14 de diciembre de 2018)

    La perseverancia de una madre buscando una vida mejor para sus hijas, la llevó a caminar desde Honduras hasta Estados Unidos. 

    En octubre, Miriam Pérez y sus cuatro hijas salieron huyendo de Honduras y comenzaron un largo camino. La más pequeña de las niñas tiene ocho años, pero las otras están en edad de ser reclutadas por las pandillas a la fuerza. 

    La llegada del segundo grupo de la caravana a TijuanaLa llegada del segundo grupo de la caravana a Tijuana

    Durante dos largos meses, Pérez viajó con sus hijas en la caravana de migrantes que salió desde Centroamérica. Con hambre y miedo, se encontraron con la ayuda solidaria de los mexicanos que les regalaban comida y agua. 

    No fue un camino fácil, y fueron testigos del sufrimiento que se vive en un viaje como este. 

    Fue tanto lo que caminaron Pérez y sus hijas que en un solo día podían superar la distancia de un maratón. "Caminábamos 15 horas, caminábamos hasta 45 kilómetros", dijo Pérez. 

    Caravana migrante: cómo surgió el éxodo que pone nervioso a TrumpCaravana migrante: cómo surgió el éxodo que pone nervioso a Trump

    El peligro de las pandillas en Honduras fue la principal causa que hizo a esta madre traer a sus hijas a Estados Unidos. 

    Pérez admite que quiso rendirse durante el camino, pero la seguridad de sus hijas la motivó a seguir adelante. 

    Sus hijas tuvieron la misma fortaleza, caminando sin rendirse. "Le lloran y le dicen que no pueden ya seguir. Difícil para uno" dijo Pérez. 

    El 12 de diciembre, la reunificación familiar se concretó tras una solicitud de asilo político. Se encontraron con la madre de Pérez, a quien no había visto en 18 años y a quien sus hijas nunca antes habían conocido. 

    "Yo solo levanté mis manos y dije ‘Dios mío bendito! Mi hija está aquí’", exclamó la madre de Pérez. 

    Actualmente, con un grillete en el tobillo, Pérez está esperando una cita con inmigración con esperanzas de que le acepten su petición de asilo político.