Casa de la tortura: revelan escalofriantes llamadas al 911

Sus padres se declararon inocentes de tortura, abuso infantil y otros cargos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Niños torturados y encandenados pedían ayuda

    Una grabación que se escuchó hoy en la corte de Riverside era la voz de una niña rogando por ayuda a la operadora de emergencia.

    (Publicado jueves 21 de junio de 2018)

    Un juez revisó la evidencia en una audiencia preliminar el miércoles para decidir si una pareja de California enfrentará un juicio por acusaciones de someter a la mayoría de sus 13 hijos a años de inmundicia, inanición y abusos extraños que incluyen alimentarlos con pasteles mohosos y en ocasiones enjaularlos como castigo.

    David y Louise Turpin se declararon inocentes de tortura, abuso infantil y otros cargos. Cada uno de ellos está retenido bajo fianza de 12 millones de dólares y podría enfrentar cadena perpetua si es declarado culpable.

    La pareja fue arrestada en enero después de que su hija de 17 años, que había pasado dos años planeando un escape, se subió a una ventana y salió de la casa en Perris, luego llamó al 911. Para cuando la policía llegó a la casa, a 70 millas al sureste de Los Ángeles, dos niñas, de 11 y 14 años, habían sido liberadas apresuradamente de sus cadenas cuando apareció la policía, pero un hijo de 22 años permaneció esposado.

    En la comparecencia se revelaron pruebas del caso. Una fotografía muestra a dos niñas pálidas y desnutridas encadenadas con grilletes en literas. Su hermana, que subrepticiamente tomó las fotos, se escucha suplicando en una llamada al 911 para que alguien venga y salve a sus hermanos.

    "Se despertarán por la noche y comenzarán a llorar y querían que llamara a alguien", le dice al operador la joven de 17 años con voz temblorosa e infantil.

    Uno de hermanos, según el alguacil del condado de Riverside, dijo que les acusaban de robar comida y que habían sido atado con cuerdas al principio, pero más tarde, después de aprender a escabullirse libremente, le ataron con cadenas cada vez más grandes durante más de seis años.

    Los fiscales también mostraron fotos de las niñas que su hermana de 17 años había tomado con un viejo teléfono celular antes de huir. Las fotos llamaron la atención de algunos asistentes a la corte.

    El ayudante del alguacil, Daniel Brown, dijo que una de las hijas le había dicho que sabía que su hermana había contactado a la policía cuando escuchó un golpe en la puerta y vio luces intermitentes afuera de la ventana.

    Padres de California enfrentan 38 cargos

    [TLMD - MIA] Padres de California enfrentan 38 cargos

    Los hijos de la pareja pasaron años presos y encadenados a la cama, según las autoridades.

    (Publicado viernes 19 de enero de 2018)

    "Ella dijo que finalmente iba a ser libre", dijo Brown.

    Los investigadores testificaron que los hijos de los Turpin, con edades comprendidas entre los 2 y los 29 años, vivían principalmente en habitaciones cerradas y carecían de comida, juguetes, juegos, educación y prácticamente sin contacto externo, salvo dos visitas familiares a Disneyland y Las Vegas.

    Padres de hijos encadenados son acusados de tortura

    Padres de hijos encadenados son acusados de tortura

    La Fiscalía ha solicitado una fianza de 13 millones de dólares para cada uno.

    (Publicado jueves 18 de enero de 2018)

    El hijo mayor asistió a clases en un colegio comunitario local, pero los investigadores dijeron que su madre esperaba fuera del aula y lo traía inmediatamente a casa después de las clases.

    Investigadores de la oficina del fiscal del condado testificaron que los médicos y los registros médicos demostraron que algunos de los niños estaban gravemente desnutridos y tenían pérdida de masa muscular, y que algunos niños adultos pesaban menos de 32 libras.

    La niña de 11 años que había sido encadenada a su cama había disminuido su crecimiento debido a la desnutrición y sus brazos eran del tamaño de un bebé, dijo el investigador Patrick Morris.

    En su llamada de 20 minutos al 911, la joven de 17 años que escapó le dijo al operador: "Realmente no vamos a la escuela. No he terminado el primer grado".

    La niña le dijo al ayudante del alguacil Manuel Campos que no se había bañado en un año y que no sabía la fecha ni el mes, testificó.

    Hace aproximadamente dos años, su madre intentó asfixiar a la niña por ver un video de Justin Bieber en un teléfono celular que pidió prestado a su hermana, diciéndole: "Quieres morir e ir al infierno", según Campos.

    No tomaban desayuno, y recientemente el almuerzo y la cena se habían combinado en una comida que incluía mantequilla de maní y sándwiches de mortadela, un burrito congelado y patatas fritas.

    La niña dijo que recientemente comenzó a rechazar los sándwiches de mantequilla de maní "porque sentía náuseas y comenzaba a vomitar", testificó Campos.