Algas tóxicas inundan playas de Florida

La contaminación ha provocado la declaración de emergencia en cuatro condados de la Florida

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Algas tóxicas invaden playas

    Declaran estado de emergencia en cuatro condados de la Florida. (Publicado sábado 2 de julio de 2016)

    El gobernador de la Florida, Rick Scott, declaró emergencia en cuatro condados, a causa de la proliferación de tóxicas algas verdes azuladas.

    Estas algas son consideradas depredadoras del ecosistema en ambas costas del estado y los condados afectados son Martin, St. Lucie, Palm Beach y Lee.

    La orden ejecutiva permitirá a las agencias estatales y federales tomar medidas para mitigar los efectos del alga verde azulada, un microorganismo altamente dañino.

    Estas algas se originan en las descargas de agua del lago Okeechobee que van hacia el este y el oeste del estado, contaminando las playas.

    Las altas temperaturas y las fuertes tormentas de este verano han contribuido a la proliferación de las algas.

    Mientras las comunidades locales protestan, el senador Marco Rubio denunció esta "tragedia enorme, un impacto ecológico horrible" tras inspeccionar las costas desde un helicóptero. Pidió ayuda federal al presidente.

    Cubren inmenso embalse con pelotas negras en LA

    Cubren inmenso embalse con pelotas negras en LA
    Las autoridades de Los Ángeles se las ingeniaron para paliar la terrible sequía que afecta a California: cubrieron un embalse de agua con pelotas negras para frenar la evaporación del líquido y la proliferación de algas.
    (Publicado domingo 16 de agosto de 2015)

    La directora de ecosistemas del condado, Debora Drum, declaró que el problema viene del lago, donde se contaminó el agua con fertilizante de las fincas vecinas, así como de pozos sépticos.

    Para evitar que el agua se desbordara en esta temporada lluviosa, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército descargó millones de galones de agua del lago al estuario de St. Lucie. El agua llegó a los ríos y después a las playas.

    Uno de los peores problemas es que el alga tiene una consistencia gelatinosa, que absorbe el oxígeno del agua, amenazando la vida de miles de peces, manatíes y otros animales marinos.

    A las personas también las puede afectar en la piel o al estómago, si la ingieren casualmente. Además, el olor es asqueroso.