California

Feligreses someten a pistolero en fatal ataque a iglesia en California

Las autoridades dijeron que el tiroteo terminó después de que el hombre armado mató a un hombre e hirió a cinco ancianos antes de que los fieles le ataron las piernas con un cable eléctrico hasta que llegaron los agentes.

Telemundo

LAGUNA WOODS, California — Un hombre abrió fuego durante un almuerzo en una iglesia del sur de California, matando a una persona e hiriendo a cinco ancianos antes de que un pastor golpeara al pistolero en la cabeza con una silla y los feligreses lo ataron con cuerdas cuerdas eléctricas.

Jerry Chen acababa de entrar a la cocina del salón de compañerismo de su iglesia alrededor de la 1:30 p.m. el domingo cuando escuchó los disparos.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Chen, de 72 años, miembro de la iglesia presbiteriana taiwanesa de Irvine en Laguna Woods, se asomó por la esquina y vio a los miembros de la iglesia gritando, corriendo y agachándose debajo de las mesas.

“Sabía que alguien estaba disparando”, dijo. “Estaba muy, muy asustada. Salí corriendo por la puerta de la cocina para llamar al 9-1-1. ”

Las autoridades dijeron que el tiroteo terminó después de que el hombre armado mató a un hombre e hirió a cinco ancianos antes de que los fieles le ataron las piernas con un cable eléctrico hasta que llegaron los agentes. Cuatro de las cinco personas heridas sufrieron heridas graves de bala.

Si bien no se reveló de inmediato el motivo del tiroteo en la Iglesia Presbiteriana de Ginebra en la ciudad de Laguna Woods, los investigadores no creen que el atacante, un hombre asiático de unos 60 años cuyo nombre no se dio a conocer de inmediato, viva en la comunidad.

En una ceremonia policial anual en el Capitolio, Biden dijo que él y su esposa Jill oran por los que fueron baleados “por un hombre armado solo, que portaba armas de guerra y un alma llena de odio”, y por sus familias.

Chen, quien llamó al 911 desde el estacionamiento de la iglesia, dijo que estaba tan conmocionado que no pudo decirle al operador su ubicación.

“Tuve que pedirle a otra persona la dirección”, dijo.

Chen dijo que un grupo de unos 40 feligreses se había reunido en el salón de compañerismo para un almuerzo después de un servicio matutino para dar la bienvenida a su expastor Billy Chang, quien había servido en la iglesia durante 20 años y era un miembro querido y respetado de la comunidad. Chang regresó a Taiwán hace dos años. Esta fue su primera vez en Estados Unidos, dijo Chen.

Al menos cinco personas resultaron heridas, cuatro de gravedad y una con heridas leves, y una persona murió después de un tiroteo en una iglesia en el área de Laguna Woods del Condado de Orange, según el Departamento del Sheriff del Condado de Orange.

“Todos acababan de terminar de almorzar”, dijo. “Se estaban tomando fotos con el pastor Chang. Acababa de terminar mi almuerzo y fui a la cocina”.

Fue entonces cuando escuchó los disparos y salió corriendo.

Poco después, Chen dijo que escuchó los detalles de lo que sucedió adentro de otros que salieron. Los compañeros de la congregación le dijeron a Chen que cuando el pistolero se detuvo para recargar, el pastor Chang lo golpeó en la cabeza con una silla mientras otros se movían rápidamente para agarrar su arma. Luego lo sometieron y lo ataron, dijo Chen.

Payton Gendron, un joven de 18 años de Conklin, Nueva York, ha sido acusado en el Tribunal de la ciudad de Buffalo.

“Fue increíble lo valientes que fueron (Chang) y los demás”, dijo. "Esto es muy triste. Nunca, nunca pensé que algo así sucedería en mi iglesia, en mi comunidad”.

La mayoría de los miembros de la iglesia son inmigrantes taiwaneses ancianos y altamente educados, dijo Chen.

“Somos en su mayoría jubilados y la edad promedio de nuestra iglesia es de 80 años”, dijo.

Gendron se enfrenta a un cargo de asesinato en primer grado.

El subalguacil del condado de Orange, Jeff Hallock, elogió el rápido trabajo de los feligreses para detener al pistolero.

“Ese grupo de feligreses mostró lo que creemos que es un heroísmo y una valentía excepcionales al intervenir para detener al sospechoso. Sin duda, previnieron lesiones y muertes adicionales”, dijo Hallock. “Creo que es seguro decir que si la gente no hubiera intervenido, podría haber sido mucho peor”.

El tiroteo se produjo un día después de que un hombre de 18 años matara a tiros a 10 personas en un supermercado en Buffalo, Nueva York.

Al menos 20 personas resultaron heridas en dos tiroteos en el centro de Milwaukee en una popular zona donde miles se reunieron para ver a los Bucks jugar contra los Celtics.

Laguna Woods se construyó como una comunidad para personas mayores y luego se convirtió en una ciudad. Más del 80% de los residentes de la ciudad de 18,000 habitantes a unas 50 millas al sureste de Los Ángeles tienen al menos 65 años. El incidente ocurrió en un área con un grupo de lugares de culto, incluidas iglesias católicas, luteranas y metodistas y una sinagoga judía.

La investigación estaba en sus primeras etapas, dijo Hallock. Dijo que las muchas preguntas sin respuesta incluyen si el agresor asistió al servicio de la iglesia, si los miembros de la iglesia lo conocían y cuántos disparos se hicieron.

Se creía que la mayoría de los que estaban dentro de la iglesia en ese momento eran de ascendencia taiwanesa, dijo Carrie Braun, portavoz del alguacil.

Conoce los detalles.

Entre los heridos por disparos había cuatro hombres asiáticos, de 66, 75, 82 y 92 años, y una mujer asiática de 86 años, dijo el departamento del alguacil. Las autoridades dijeron originalmente que solo cuatro de las cinco víctimas sobrevivientes habían recibido disparos.

Los funcionarios no revelaron de inmediato ninguna información sobre el presunto tirador.

La recepción del almuerzo de la tarde fue para honrar a un ex pastor de la congregación taiwanesa, según un comunicado del Presbiterio de Los Ranchos, un organismo administrativo de la iglesia.

“Por favor, mantengan en sus oraciones a los líderes de la congregación taiwanesa y de Ginebra mientras cuidan a los traumatizados por este tiroteo”, dijo Tom Cramer, del presbiterio, en un comunicado en Facebook.

La oficina del gobernador Gavin Newsom dijo en Twitter que estaba monitoreando de cerca la situación.

“Nadie debería tener miedo de ir a su lugar de culto. Nuestros pensamientos están con las víctimas, la comunidad y todos los afectados por este trágico evento”, decía el tuit.

En su sitio web, la Iglesia Presbiteriana de Ginebra describe su misión como “recordar, contar y vivir el camino de Jesús siendo justo, amable y humilde”.

“Todos son bienvenidos aquí. ¡De verdad, lo decimos en serio! … Ginebra aspira a ser una congregación inclusiva adorando, aprendiendo, conectando, dando y sirviendo juntos”.

La violencia en los lugares de culto incluye el tiroteo más mortífero dentro de una iglesia, que ocurrió en 2017 en Sutherland Springs, Texas, cuando un hombre armado abrió fuego durante un servicio dominical en la Primera Iglesia Bautista y mató a más de dos docenas de personas.

En 2015, Dylann Roof disparó docenas de balas durante la oración final de una sesión de estudio bíblico de 2015 en la iglesia Mother Emanuel AME de Charleston en Carolina del Sur. Nueve miembros de la congregación negra fueron asesinados en la violencia racista y Roof se convirtió en la primera persona en los Estados Unidos sentenciada a muerte por un crimen de odio federal. Su apelación permanece ante la Corte Suprema.

Contáctanos