Washington DC

Ataque en el Capitolio: muere un policía arrollado y otro resulta herido; el sospechoso fue abatido

Tras atropellar a los uniformados el conductor bajó del auto con un cuchillo y fue baleado por otros efectivos.

Telemundo

WASHINGTON DC - Un policía falleció y otro resultó herido tras ser atropellados y atacados con un cuchillo por un asaltante que fue mortalmente abatido junto al Capitolio de Estados Unidos, en un trágico suceso que la policía no considera terrorismo y que se produce apenas tres meses después del asalto violento al Congreso.

Según explicó esta tarde la policía, el atacante embistió su vehículo contra una barrera de seguridad junto al Capitolio, salió del vehículo con un cuchillo en la mano y corrió a atacar a los dos agentes.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

"Con gran tristeza anunciamos que uno de los agentes ha sucumbido a sus heridas", anunció Yogananda Pittman, jefa interina de la Policía del Capitolio, en rueda de prensa para comentar lo sucedido. "Ha sido un año extremadamente difícil y lleno de retos, pero saldremos adelante", agregó.

Tras arrollar a los policías e impactar su vehículo contra la barricada norte del Capitolio, el conductor bajó del automóvil con un cuchillo y allí fue abatido a tiros por otros efectivos. Murió poco después en un hospital de Washington.

El segundo oficial atropellado fue transportado a un hospital cercano y tenía "heridas graves", según revelaron fuentes policiales a NBC 4.

Posteriormente se identificó al policía fallecido como William "Billy" Evans, quien tenía una carrera de 18 años dentro de la institución.

Fuentes que hablaron con NBC News dijeron que el sospechoso del incidente sería Noah Green, un hombre de 24 años oriundo de Indiana, aunque al momento no se ha confirmado oficialmente la identidad del atacante.

Todavía se investigan los posibles motivos del suceso, que se desató pasada la 1 p.m. hora local.

Robert Contee, jefe interino del Departamento de la Policía Metropolitana, dijo que el ataque "no parece estar relacionado al terrorismo", aunque aún investigan sus causas.

"Seguiremos investigando para ver si hay algún tipo de nexo de ese tipo", dijo Contee en rueda de prensa junto a la policía del Capitolio.

El Capitolio y todos los edificios aledaños habían sido puestos bajo cierre preventivo, una medida que se levantó poco después de las 3 p.m. hora local.

"Salió del vehículo con un cuchillo en su mano", dijeron las autoridades sobre el incidente que dejó un oficial muerto y al sospechoso abatido a tiros.

BIDEN, PELOSI Y MCCONNELL AL TANTO DE LA SITUACIÓN

El presidente Joe Biden "está al tanto" del incidente, dijo la vocera de la Casa Blanca Jen Psaki, quien no detalló si el mandatario, que se encontraba fuera de la mansión presidencial para celebrar con su familia la Pascua, volvería a la capital del país luego del ataque.

El presidente ordenó que las banderas en la Casa Blanca y en todos los demás edificios y terrenos federales sean izadas a media asta por el deceso del oficial. Es la tercera vez que se bajan las banderas en dos semanas, tras los ataques mortales de Atlanta y Boulder.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ordenó que las banderas del Capitolio se izaran a media asta en honor al oficial caído en acción, según informó a través de su cuenta de Twitter Drew Hammill, jefe de despacho de Pelosi.

El Congreso se encuentra en receso por las vacaciones de Semana Santa, por lo que los legisladores y senadores federales no se encontraban en su interior.

A través de su cuenta de Twitter, Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en el Senado, escribió que eleva plegarias por los efectivos atacados y dijo que aún están recibiendo información de lo sucedido.

Adicionalmente, se supo que la Guardia Nacional fue desplegada en la zona tras el incidente, el cual tuvo lugar en uno de los accesos norte del complejo.

EN ALERTA DESDE EL ASALTO AL CAPITOLIO

La región de Washington DC sigue en alerta casi tres meses después que una turba de insurrectos armados asaltó el edificio donde los legisladores estaban reunidos para certificar la victoria de Joe Biden en la elección presidencial.

Cinco personas murieron durante los disturbios del 6 de enero, entre ellos el policía Brian Sicknick, miembro de una fuerza muy superada en número que intentaba rechazar a los partidarios del expresidente Donald Trump en su intento de anular el resultado de la elección.

Después de los disturbios se prohibió el tránsito vehicular por la zona hasta hace pocos días.

En principio no parecía haber relación entre el 6 de enero y lo ocurrido este viernes, pero el incidente pone de manifiesto que el edificio sigue siendo blanco potencial de actos de violencia. Sucedió a 100 yardas de la entrada al ala del Senado.

Contáctanos