vigésimo aniversario 9/11

Inmigrantes que limpiaron zona tras el 9/11 buscan la residencia como recompensa por su trabajo y sacrificio

"Todos deberíamos ser recordados por lo que hicimos", dijo Luis Soriano, un trabajador de limpieza tras los ataques del 11 de septiembre.

Telemundo

Lo que debes saber

  • Trabajadores de limpieza, en su mayoría inmigrantes hispanohablantes, han pedido durante mucho tiempo obtener un estatus migratorio legal en los EE.UU. como una forma de compensar el trabajo y los problemas de salud que sufrieron después de los ataques del 11 de septiembre.
  • Pero 20 años después del 11 de septiembre, solo varias decenas siguen participando en las protestas y haciendo la solicitud, mientras que otros han abandonado esa lucha.
  • Muchos de los afiliados tienen afecciones leves o controlables, como acidez estomacal, problemas crónicos de los senos nasales o asma, que son comunes en el público en general y pueden estar o no relacionadas con los ataques. Otros están más gravemente enfermos o han desarrollado condiciones raras para su grupo de edad.

NUEVA YORK -- Franklin Anchaua limpió gruesas capas de polvo en oficinas, apartamentos e incluso en una capilla en el bajo Manhattan durante semanas después de los ataques del 11 de septiembre.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Al principio, trató su acidez y reflujo ácido con hierbas que su madre le enviaba desde Perú. Evitó los programas de salud disponibles porque vive indocumentado en los Estados Unidos y temía la deportación.

Hasta que el malestar fue demasiado.

"Fue horrible. Necesitaba tratamiento médico, un especialista. También tenía problemas respiratorios”, dijo Anchaua, de 50 años, quien buscó atención por primera vez en el Hospital Bellevue en 2011.

Él y otros inmigrantes, en su mayoría trabajadores de limpieza hispanohablantes, han pedido durante mucho tiempo obtener un estatus migratorio legal en los EE.UU. como una forma de compensar el trabajo y los problemas de salud que sufrieron después de los ataques.

Pero 20 años después del 11 de septiembre, solo varias decenas siguen participando en las protestas y haciendo la solicitud, mientras que otros han abandonado esa lucha.

“Es difícil encontrar trabajo aquí sin estatus migratorio”, dijo Anchaua. “Los abogados que nos ayudaron hace años nos dijeron que obtendríamos papeles de inmigración, pero miren, han pasado 20 años y no tenemos nada”.

No tan visibles como los que trabajaban en la zona cero de escombros del World Trade Center, algunos de estos limpiadores no buscaron ayuda médica de inmediato porque temían la deportación, ignoraban cómo navegar el proceso de solicitud o no sabían que había ayuda disponible.

Mientras algunos dicen sentirse olvidados por el gobierno de Estados Unidos, otros regresaron a América Latina.

Contratados informalmente por empresas de limpieza, limpiaron escombros, asbesto y polvo dentro de los edificios del bajo Manhattan durante meses sin el equipo de protección adecuado. Algunos están luchando para hacer frente a cómo el desastre transformó sus vidas, y dicen que también reciben tratamiento por ansiedad, depresión y trastorno postraumático.

El oficial de policía William Jimeno aún tiene la heridas frescas de lo que vivió en el 11 de septiembre después de quedar sepultado en los escombros de una de las torres durante 13 horas. Luis Alejandro Medina reporta.

Algunos de ellos están organizando una pequeña protesta en octubre para presionar al gobierno para que establezca una vía de residencia legal para trabajadores inmigrantes de limpieza.

Han hecho protestas similares en el pasado. El exrepresentante de los EE.UU. Joseph Crowley anunció un proyecto de ley en 2017 para poner a los socorristas y trabajadores de limpieza del 11 de septiembre en una vía rápida hacia el estatus legal de inmigración en los EE. UU. Su oficina estimó entonces que de 1,000 a 2,000 inmigrantes estarían cubiertos.

El proyecto de ley no llegó muy lejos; no fue reintroducido por ninguno de los copatrocinadores del congresista Crowley después de su jubilación.

La oficina de la representante Alexandria Ocasio-Cortez, quien derrotó a Crowley en las elecciones primarias de mitad de período en 2018, dijo a AP que estaba explorando "activamente" la posibilidad de reintroducir el proyecto de ley.

“La congresista también apoya una mayor reforma migratoria, copatrocinando muchas leyes que habrían proporcionado un camino hacia la ciudadanía para estos trabajadores y para otros”, dijo Lauren Hitt, portavoz de Ocasio-Cortez.

Después del decimonoveno aniversario de los atentados y de seis meses de permanecer cerrado por la pandemia, el muse abre sus puertas al público en la ciudad de Nueva York.

Aunque muchos de los limpiadores eran de América Latina, otros eran de Polonia y otros países europeos. Se organizaron en diferentes grupos y compartieron información sobre ayuda médica y formas de compensación.

Rosa Bramble Caballero, trabajadora social clínica con licencia, ha ayudado a estos trabajadores durante 15 años, primero en asociación con programas estatales y locales para ayudarlos y luego de manera voluntaria, organizando reuniones en el sótano de su oficina en Queens.

Docenas de trabajadores de limpieza se han presentado allí para hablar, comer empanadas de pollo y queso y tomar café juntos.

“Esto se convirtió en un espacio para que pudieran sentirse seguros, hablar de sus vidas, de sus necesidades, pero sobre todo, apoyarse mutuamente, no sentirse solos”, dijo Bramble Caballero.

Lucelly Gil, una colombiana de 65 años, es una habitual de las reuniones de Queens.

Su esposo era chef en una de las Torres Gemelas.

Gil recibió una compensación del fondo federal para víctimas después de desarrollar cáncer de mama y toma medicamentos para la rinitis y la gastritis. Está siendo tratada por depresión y usa un inhalador para el asma.

Gil pasó seis meses limpiando escombros en el bajo Manhattan, en oficinas gubernamentales, bancos y restaurantes. Ella ganaba alrededor de $60 por cada ocho horas de trabajo.

Dijo que tuvo pesadillas durante mucho tiempo después de ver a los socorristas recuperar partes de cuerpos. Recuerda vívidamente su tos mientras trabajaba y las erupciones en su piel después de arrancar el papel aislante de fibra de vidrio de las paredes.

“En lugar de darnos alguna compensación, podrían habernos dado papeles (de inmigración)”, dijo. "Todos nosotros, todos los trabajadores hispanos, vimos las consecuencias de ese trabajo de limpieza más adelante".

Más de 112,000 personas se han inscrito en el Programa de Salud Federal del World Trade Center, que ofrece atención médica gratuita a las personas que pueden documentar que estuvieron expuestas al polvo de las torres gemelas, independientemente de su estatus migratorio.

Telemundo 47 presenta un programa especial para conmemorar a las víctimas del ataque a las torres gemelas en el 2001.

Muchos de los afiliados tienen afecciones leves o controlables, como acidez estomacal, problemas crónicos de los senos nasales o asma, que son comunes en el público en general y pueden estar o no relacionadas con los ataques. Otros están más gravemente enfermos o han desarrollado condiciones raras para su grupo de edad.

Joan Reibman, directora médica del Centro de Salud Ambiental del World Trade Center, que ha tratado a los trabajadores de limpieza durante años, dijo que muchos de ellos han desarrollado una reducción significativa en la función pulmonar, trastornos digestivos y PTSD.

"Estaban expuestos a visiones terribles en esos días", dijo.

Enfrentaron barreras para buscar atención, como vulnerabilidades económicas y no pertenecer a un sindicato, dijo.

“Muchos de ellos no estaban al tanto de los programas porque no estaban conectados de la misma manera que muchos otros socorristas. Muchos de ellos tampoco hablaban inglés”, dijo Reibman.

Aproximadamente 800 trabajadores de limpieza son tratados en el Centro de Salud Ambiental del WTC, uno de varios lugares donde potencialmente podrían recibir atención.

Los programas médicos no preguntan sobre el estado migratorio.

Hace unos cuatro años, Anchaua, el inmigrante peruano, recibió $52,000 después de presentar una demanda contra la empresa de limpieza para la que trabajaba en el bajo Manhattan después de los ataques. A principios del año pasado regresó a Perú para ayudar a su madre y a un hermano enfermo.

Sin embargo, decidió regresar a Nueva York este año después de no encontrar trabajo en su país natal y concluyó que necesitaba continuar con el tratamiento médico. Pidió al gobierno de Estados Unidos una visa humanitaria, que le fue negada. Cruzó la frontera ilegalmente por México el mes pasado.

Luis Soriano, otro trabajador de limpieza, también se fue a América Latina, pero decidió no regresar a Estados Unidos.

"Mi madre estaba envejeciendo, así que me mudé a Ecuador en 2016. Pero mi salud no era muy buena", dijo el fabricante de maniquíes artesano de 59 años en una entrevista telefónica.

Soriano limpió los escombros durante tres meses alrededor de la Calle Fulton. A veces todavía siente fatiga o dificultad para respirar. Sin embargo, los medicamentos para eso son costosos en Ecuador y él no puede pagarlos, dijo.

“Necesitamos ser recordados. Todos éramos inmigrantes que contribuimos a los Estados Unidos. Trabajamos duro allí, pagamos impuestos, envejecimos allí. Algunos trabajadores de limpieza que conocí murieron de cáncer”, dijo. "Todos deberíamos ser recordados por lo que hicimos".

Contáctanos