san diego

Un abrazo cargado de emoción: madre e hija se reencuentran luego de 10 años

María Ana y su hija de 17 años se reunieron en San Diego luego de que su hija iniciara su huída de su país natal, Honduras

Telemundo

SAN DIEGO - El pasado 7 de abril, María Ana y su hija de 17 años, Cindy, cuyos apellidos no utilizaremos por seguridad, finalmente se pudieron ver cara a cara y abrazarse tras 10 años.

La menor salió de su natal Honduras y fue detenida en la frontera entre México y Texas el 14 de marzo. Ella y su madre supuestamente solo pudieron comunicarse por teléfono una sola vez, lo que la mujer dice que le desató pánico.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

“Volví a llamar y que pendiente a un albergue y que va en camino a un albergue. Nadie daba razón de mi hija de dónde estaba; yo dormía con mi teléfono en mi pecho por si me llamaban” señaló María Ana, en una entrevista realizada por Simone Boyce de NBC News.

Su abogada, Kate Lincoln-Goldfinch y directora de la organización para menores migrantes vecina, explicó que hay un retraso gigante en los archivos de menores alojados en la frontera.

“El sistema ahora está muy caótico, pero la culpa es por haber cerrado la frontera, ahora el presidente reabrió la frontera para menores de edad pero tenemos miles de menores que tienen que ser reunidos con sus familias”.

Cindy contó que dio positivo al COVID-19 y una semana después fue trasladada a San Diego donde fue internada en el hospital de niños Rady por tres días más. Allí pudo marcarle a su madre.

La iniciativa permite los reencuentros en Estados Unidos. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

“En el momento que ella me dijo que le habían dicho que tenía el coronavirus yo dije, ‘mi hija es una víctima más del coronavirus’, ya no la voy a volver a ver”, afirmó María Ana.

Al siguiente día, ya con calma continuó la entrevista, Cindy pudo relatarnos su experiencia en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza: “Desde allí se notaba que nos miraban como unos bichos, bueno, no querían que nosotros entráramos, eso allí, ay no, empezando por la comida, de allí que nos bañábamos cada seis días, dormíamos en suelo, aguantando frío".

María Ana aseguró que ella no es la única madre que busca un mejor futuro para sus hijos. Ella y Cindy ahora se enfocarán en hacer salir adelante.

Tras más de 50 años y 18 horas de camino en carretera, una mujer de Nuevo México vivió uno de los momentos más felices de su vida tras reencontrarse con sus hijos.

En parte de un comunicado enviado por la Patrulla Fronteriza en respuesta dijo: “Dirigirse al flujo de menores migrantes no acompañados cruzando nuestra frontera es una prioridad importante… Para trasladar de manera eficiente y rápidamente a los niños después de ser detenidos bajo la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos así como lo es requerido por la ley de Estados Unidos y claramente en el mejor interés de los menores”.

Contáctanos