inmigrantes en la frontera

Kamala Harris no visitará la frontera en un futuro cercano

WASHINGTON — La vicepresidenta Kamala Harris no visitará la frontera con México en el corto plazo como parte de sus actividades para hacer frente al incremento en el número de inmigrantes que intentan ingresar a Estados Unidos.

Harris no tiene planes para visitar la región “en el futuro cercano”, dijo el viernes la portavoz Symone Sanders.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

El presidente Joe Biden le pidió el miércoles a la vicepresidenta encabezar las gestiones diplomáticas para atender un incremento en el número de inmigrantes, muchos de los cuales provienen de los países del así llamado Triángulo Norte de Centroamérica.

“La vicepresidenta no visitará la frontera”, les dijo Sanders a los periodistas en un vuelo a Connecticut, donde Harris está promoviendo el paquete gubernamental de apoyo económico por COVID-19. Sanders agregó que Harris visitará la frontera en algún momento, pero hizo énfasis en la naturaleza diplomática de su papel.

Harris ha sido informada ampliamente sobre el Triángulo Norte y Latinoamérica, y pronto iniciará la parte diplomática de su misión. “Pueden esperar que hablará con líderes de la región en el futuro cercano”, señaló Sanders.

El gobierno de Biden respalda una propuesta para proporcionar $7,000 millones en asistencia a Guatemala, El Salvador y Honduras. Cree que ese apoyo puede atender la pobreza y la violencia que hacen que la gente deje su patria para dirigirse a Estados Unidos.

Los migrantes llegaron a Texas tras haber cruzado el Río Grande, en medio de una ola migratoria que preocupa a las autoridades de EEUU.

Las autoridades estadounidenses aprehendieron a más de 100,000 personas cuando intentaban cruzar la frontera en febrero, la mayor cantidad desde la primavera boreal de 2019. El gobierno de Biden está negándole el paso a la mayoría de los inmigrantes amparándose en una orden de salud pública emitida cuando comenzó la pandemia de COVID-19, pero sí está permitiendo que niños y adolescentes que viajan sin compañía de un familiar adulto, y que algunas familias, permanezcan en Estados Unidos, al menos temporalmente.

El incremento en las llegadas ha generado presión en la capacidad de la Patrulla Fronteriza y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) para alojarlos. El HHS se encarga de los menores hasta que puedan ser entregados a parientes o patrocinadores en Estados Unidos en lo que las autoridades determinan si tienen derecho legal a quedarse en el país, ya sea a través de asilo o por alguna otra razón.

Se ha convertido también en un dolor de cabeza político para Biden. Los republicanos culpan al nuevo gobierno del incremento en la llegada de inmigrantes, diciendo que el presidente alentó a la gente a venir al suspender el proyecto de construcción del muro fronterizo, poner fin a las restricciones al asilo impuestas por el expresidente Donald Trump y respaldar un proyecto de ley que permitiría que millones de personas que ya están en el país se naturalicen con el tiempo.

El senador Cruz dijo después de su recorrido por la frontera entre México y Texas, que la instalación de Donna, donde llevan los niños migrantes, está superpoblada, culpando al gobierno de Biden por no detener el flujo de personas que llegan a través de la frontera desde México.

El senador Ted Cruz encabezó el viernes una delegación de legisladores que visitó el área de la frontera. Tuiteó fotos de docenas de menores, cubiertos con mantas isotérmicas, recostados en el piso de atestadas instalaciones de la Patrulla Fronteriza.

“Esta es una crisis humanitaria y de salud pública”, manifestó el republicano.

En una conferencia de prensa el jueves, Biden se comprometió a redoblar esfuerzos para sacar a adolescentes y niños de las atestadas instalaciones de la Patrulla Fronteriza y enviarlos a albergues del HHS más rápidamente, pero la situación en general no parece estar mejorando.

La administración del presidente Joe Biden publicó este martes nuevas imágenes de los centros de detención en la frontera, tras enfrentar críticas por limitar el acceso de medios de comunicación y otros para ingresar a las instalaciones. Juliana Monsalve reporta

Un alto funcionario de la Patrulla Fronteriza les dijo el viernes a los periodistas que los encuentros con inmigrantes a lo largo de la frontera suroccidental han promediado unas 5,000 personas diarias en lo que va de marzo, que sería un incremento de aproximadamente 50% con respecto a febrero si esas cifras se mantienen durante todo el mes.

Del total, entre 450 y 500 al día son menores no acompañados, dijo el funcionario, que habló a condición de guardar el anonimato para poder declarar sobre cifras preliminares.

No es raro ver incrementos en el número de inmigrantes que cruzan la frontera en esta época del año, y la Patrulla Fronteriza ya ha enfrentado situaciones similares en el pasado, señaló el funcionario. Pero la gran cantidad de adolescentes y niños y las limitaciones de espacio debido a la pandemia han hecho que este año sea especialmente difícil.

Contáctanos