inmigracion

Más solicitantes de asilo que esperan en México podrán exponer sus casos en EEUU

La medida beneficiará a las personas cuyos casos fueron dados por terminados o desestimados porque los migrantes no se presentaron a las audiencias.

Telemundo

SAN DIEGO - Estados Unidos ampliará el procesamiento de solicitudes de asilo del programa “Quédate en México” a casos ya cerrados o que fueron desestimados por la administración de Donald Trump, confirmó el martes el Departamento de Seguridad Nacional, (DHS por sus siglas en inglés).

La nueva medida se pondrá en marcha este miércoles y, como mínimo, beneficiará a unas 10,000 personas, estimó Michele Klein Solomon, directora regional de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, una de las agencia de la ONU que colabora en este proceso.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Según explicó el DHS, la medida es parte de un “esfuerzo continuo para restaurar el procesamiento seguro, ordenado y humano” de solicitantes de asilo en la frontera con México y beneficiará a personas con casos “que fueron dados por terminados o fueron desestimados in absentia”, es decir, cuyos casos se cerraron porque los migrantes no se presentaron a las audiencias.

Más de 70,000 migrantes -mayoritariamente centroamericanos pero también cubanos, venezolanos y de otras nacionalidades- fueron devueltos a México por la administración de Donald Trump en 2019 para que esperaran allí sus procesos de asilo, una política que decenas de colectivos sociales denunciaron duramente porque dejaba a los migrantes a merced de los cárteles y en condiciones de vulnerabilidad iguales o mayores a las que les habían hecho huir de sus países.

El presidente Joe Biden suspendió la política de “Quédate en México” el día en que asumió la presidencia, el 20 de enero de 2021, y poco después dijo que unas 26,000 personas con solicitudes de asilo pendientes podrían esperar la resolución de sus casos en Estados Unidos.

Para ello se activó un proceso de registro en el que trabajaron ACNUR, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, y la OIM, encargada de trasladarles hasta los cruces fronterizos y hacer las pruebas de COVID-19 para evitar que ingresaran en territorio estadounidense infectados.

Según los últimos datos de OIM, más de 17,000 personas se han registrado y hasta el martes habían cruzado 12,364 migrantes.

Las personas que puedan ser elegibles deben permanecer donde están y registrarse en este enlace.

Contáctanos