plan de infraestructura

Biden defiende su plan de infraestructura en Wisconsin

Buscaba convencer a los votantes sobre los beneficios económicos del paquete bipartidista que todavía enfrenta un futuro incierto en el Congreso.

EFE

LA CROSSE, Wisconsin - El presidente Joe Biden declaró que Estados Unidos necesita urgentemente una “inversión generacional” en su infraestructura, ya que el martes buscaba convencer a los votantes sobre los beneficios económicos del paquete bipartidista de $973,000 millones que todavía enfrenta un futuro incierto en el Congreso.

Biden viajó a La Crosse, Wisconsin, con una población de 52,000 habitantes, y recorrió su centro de transporte público, destacando proyectos, incluidos autobuses híbridos y equipos de reparación de carreteras, que recibirían fondos adicionales de la factura de infraestructura. Argumentó que el paquete, que se mantiene unido en gran parte por la promesa de millones de nuevos empleos, es una forma de que Estados Unidos afirme tanto los principios de la democracia como el poder económico que puede provenir de inversiones dramáticas en el futuro del país.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

“Este trato no es solo la suma de sus partes. Es una señal para nosotros y para el mundo, de que la democracia estadounidense puede llegar y cumplir para toda nuestra gente ”, dijo Biden. "Estados Unidos siempre ha sido impulsado hacia el futuro por inversiones históricas", agregó el mandatario.

Dijo que existe una necesidad crítica de mejorar la infraestructura en ruinas, desde las redes eléctricas abrumadas hasta las tuberías de agua llenas de plomo y las carreteras congestionadas por el tráfico, y enfatizó que el esfuerzo debe ser ambicioso no solo para mejorar la vida diaria de los estadounidenses ahora, sino también para combatir los crecientes desafíos del cambio climático.

También hizo su discurso en términos personales, recordando cómo conducía un autobús en la escuela de Derecho y enfatizando el accidente de tráfico de 1972 que mató a su primera esposa e hija, mientras pedía mejoras para hacer las carreteras del país más seguras.

La visita a Wisconsin fue el comienzo de lo que la Casa Blanca ha declarado que será una serie de viajes presidenciales para promocionar el proyecto de ley bipartidista y para tranquilizar a los nerviosos republicanos que ayudaron a elaborarlo.

“Voy a estar allá afuera defendiendo al pueblo estadounidense hasta que este trabajo esté terminado, hasta que llevemos este proyecto de ley bipartidista a casa”, dijo el presidente, aunque admitió que “habrá más desacuerdos que resolver, más compromisos” por hacer.

El mandatario defendió el lunes en una columna de opinión el acuerdo al que llegó la semana pasada con un grupo bipartidista de legisladores para invertir $1.2 billones en infraestructuras a lo largo de ocho años.

La columna de opinión, publicada en Yahoo News, se produce cuando el plan de infraestructuras enfrenta un creciente rechazo en buena parte del Partido Republicano y en el ala más progresista del Partido Demócrata, la fuerza política a la que pertenece el mandatario.

Biden defendió el plan sobre infraestructura no solo por el valor que tendrá para reconstruir los aeropuertos, carreteras y puentes del país, sino por lo que representa para la identidad de Estados Unidos.

"Este acuerdo -escribió Biden- es la mayor inversión a largo plazo que se ha hecho en infraestructura en casi un siglo. Economistas de todas las tendencias están de acuerdo en que creará buenos puestos de trabajo y fortalecerá drásticamente nuestra economía a largo plazo".

"Pero el acuerdo representa mucho más. Es una señal para nosotros y para el mundo, de que la democracia estadounidense puede funcionar y resultar beneficiosa para la gente", subrayó.

Randy Serrano tiene la información.

Y reconoció que "ni los demócratas ni los republicanos obtuvieron todo lo que querían con este acuerdo", pero consideró que comprometerse y llegar a acuerdos es el "corazón de la democracia".

"Cuando negociamos de buena fe y nos unimos para hacer grandes cosas, comenzamos a romper el hielo que con demasiada frecuencia nos ha mantenido paralizados y nos ha impedido resolver los problemas reales que enfrentan los estadounidenses", aseveró.

Biden se enfrenta el reto de salvar el acuerdo al que llegó la semana pasada con un grupo de legisladores demócratas y republicanos para aprobar el plan de infraestructuras.

El presidente Joe Biden se disculpó luego por su reacción a una pregunta sobre su cumbre con el mandatario ruso Vladimir Putin. Para ver más de Telemundo, visita https://www.nbc.com/networks/telemundo

Tras el anuncio del acuerdo el jueves, el entusiasmo se ha ido diluyendo por el descontento de uno y otro lado.

Biden y los demócratas quieren que la propuesta de infraestructuras se vincule a un plan de gasto social, que contempla inversiones en banda ancha, la lucha contra la crisis climática y el cuidado de menores y ancianos, entre otros.

Sin embargo, los republicanos desean que el proyecto se ciña a las infraestructuras tradicionales, como carreteras, puentes y puertos, y rechazan que se relacione con el gasto social.

Los demócratas, que controlan apenas la mitad de los escaños del Senado, sufrieron un duro revés en sus intentos de garantizar el voto para las minorías en todo el país.

El jueves, durante la presentación del acuerdo bipartidista, Biden advirtió de que no firmaría el plan de infraestructuras que pueda ser aprobado en el Congreso si no está vinculado al de gasto social.

Sin embargo, el sábado tuvo que recular y aclarar que sí que lo rubricará, ante el peligro de que los conservadores retiren su apoyo.

Contáctanos