Cientos de familias boricuas aún no tienen hogar