Devastador Michael: boricuas en Florida abandonan sus hogares