Crimen Organizado

En México, cárteles criminales persiguen a la policía hasta sus hogares

Agentes policiales desertan y se mudan de ciudad para evitar ser hallados.

Supuestos integrantes del Cártel Jalisco
Captura de video

CIUDAD DE MÉXICO (AP) - El poderoso y violento Cártel de Jalisco Nueva Generación respondió a la política de "abrazos, no balas" de México con una estrategia propia: secuestró a varios miembros de una fuerza policial de élite en el estado de Guanajuato y los torturó para obtener nombres y direcciones de compañeros oficiales. Ahora, los persigue y mata a policías en sus casas, en sus días libres, frente a sus familias.

Es un tipo de ataque directo a oficiales que rara vez se ve fuera de las naciones en Centroamérica plagadas de pandillas y representa el desafío más directo hasta ahora para la política del presidente Andrés Manuel López Obrador, de evitar la violencia y rechazar cualquier guerra contra los cárteles.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Pero el Cártel Jalisco ya le ha declarado la guerra al gobierno, con el objetivo de erradicar una fuerza estatal de élite conocida como Grupo Táctico, al que ese grupo acusa de tratar injustamente a sus miembros.

"Si quieres la guerra, obtendrás una guerra. Ya hemos demostrado que sabemos dónde se encuentran. Venimos por todos ustedes ”, se lee en una pancarta impresa profesionalmente firmada por el cártel y colgada en un edificio en Guanajuato en mayo.

“Por cada miembro del CJNG que arresten, vamos a matar a dos de sus Tácticos, donde sea que estén, en sus casas, en sus vehículos de patrulla”, decía la pancarta, refiriéndose al cártel por sus iniciales.

Los funcionarios de Guanajuato, el estado más violento de México, donde el Cártel Jalisco lucha contra las pandillas locales respaldadas por el rival Cártel de Sinaloa, se negaron a comentar cuántos miembros del grupo de élite han sido asesinados hasta ahora.

Pero la policía estatal reconoció públicamente el caso más reciente, un oficial que fue secuestrado en su casa el jueves, asesinado y su cuerpo arrojado en una carretera.

Aun sin su líder, "El Marro", advierte que no cederá ante el Cártel Jalisco.

El analista de seguridad con sede en Guanajuato, David Saucedo, dijo que ha habido muchos casos.

“Muchos de ellos (los oficiales) han decidido desertar. Se llevaron a sus familias, abandonaron sus casas y están huyendo y escondiéndose ”, dijo Saucedo. “El CJNG está cazando a la fuerza policial de élite de Guanajuato”.

Es difícil encontrar el número de víctimas, pero Poplab, una cooperativa de noticias en Guanajuato, dijo que al menos siete policías han sido asesinados en sus días libres en lo que va del año. En enero, hombres armados fueron a la casa de una mujer policía estatal, mataron a su esposo, se la llevaron a rastras, la torturaron y arrojaron su cuerpo acribillado a balazos.

Guanajuato ha tenido la mayor cantidad de policías asesinados de cualquier estado mexicano desde al menos 2018, según Poplab. Entre 2018 y el 12 de mayo, un total de 262 policías han sido asesinados, o un promedio de alrededor de 75 oficiales cada año, más de los que mueren por disparos u otros asaltos en promedio cada año en todo Estados Unidos, que tiene 50 veces la población de Guanajuato. .

El problema en Guanajuato se ha agravado tanto que el gobierno estatal publicó un decreto especial el 17 de mayo para proporcionar una cantidad no especificada de financiamiento para los mecanismos de protección de la policía y los funcionarios penitenciarios.

“Lamentablemente, grupos del crimen organizado se han presentado en las casas de los policías, lo que representa una amenaza y un mayor riesgo de muerte, no solo para ellos, sino para sus familiares”, según el decreto.

"Se han visto obligados a abandonar rápidamente sus hogares y trasladarse, para que los grupos delictivos organizados no puedan encontrarlos".

Funcionarios estatales se negaron a describir las medidas de protección o comentar si se les pagaría a los oficiales para alquilar nuevas casas o si había planes para construir complejos de viviendas seguras especiales para ellos y sus familias.

La labor de los centros de rehabilitación en Guanajuato resulta todo un reto.

“Esta es una guerra abierta contra las fuerzas de seguridad del gobierno estatal”, señaló Saucedo.

López Obrador hizo campaña para tratar de reducir el conflicto de las drogas, describiendo un enfoque de “abrazos, no balas” para abordar las causas fundamentales del crimen. Desde que asumió el cargo a fines de 2018, ha evitado enfrentarse abiertamente a los cárteles e incluso liberó a un capo para evitar el derramamiento de sangre, diciendo que prefería una política a largo plazo para abordar problemas sociales como el desempleo juvenil que contribuye a la pertenencia a pandillas.

Pero el ex embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, dijo en abril que López Obrador ve la lucha contra los cárteles de la droga "como una distracción… Así que básicamente ha adoptado una agenda de una actitud bastante laissez-faire hacia ellos, que es bastante preocupante para nuestro gobierno.

Contáctanos