Playa del Carmen, ¿un paraíso del narcotráfico?