Espionaje telefónico

Escándalo por espionaje telefónico en México: ¿quiénes están en la lista?

Una investigación internacional de cuatro años indica que 15,000 números telefónicos son espiados.

Telemundo

MÉXICO - Los celulares habrían sido el instrumento a través del cual la administación de Enrique Peña Nieto (2012-2018) espió a personajes de la vida pública que le despertaban un especial interés.

"Se revisaron 50,000 números telefónicos; 15,000 son números telefónicos de México", precisó Edith Olivares, directora regional de Amnistía Internacional, organismo que confirmó que en el caso de este país los más afectados fueron activistas y periodistas, como Arturo Rodríguez.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

"Es un acto ilegal, penal, criminal, que considero constituye un atentado sobre la libertad de expresión", subraya Rodríguez.

Junto a él, otros 24 reporteros, conductores y escritores aparecen en la más reciente lista de víctimas de la investigación, que comenzó en el 2017 y señaló que gobiernos de diversas partes del mundo, entre ellos México, utilizaron el software Pegasus para seguir cada movimiento de sus objetivos.

Entre ellos estaba el reportero Cecilio Pineda, quien fue asesinado el mismo año en que se reveló el espionaje.

Los más recientes descubrimientos indican que, además de quienes se dedican a informar, también eran espiados líderes del magisterio, políticos, abogados y hasta los padres de los 43 normalistas que desaparecieron en Ayotzinapa.

El ahora presidente, Andrés Manuel López Obrador, y su familia, también están en la relación, al igual que muchos miembros de su gabinete.

Reciben amenazas a través de sus redes sociales y celulares, que se dirigen a sus vidas y a las de sus hijos, para que dejen de hacer su trabajo.

"Era para espiar a quienes se consideraba como enemigos", dice Jenaro Villamil, periodista, hoy parte de los colaboradores de López Obrador como presidente del Sistema Público de Radiodifusión, quien denunció sin éxito lo que ocurría con el espionaje.

"El gobierno de Peña Nieto lo negó; no solo lo negó, sino que incluso amagó con denunciar a quienes habíamos publicado", dijo Villamil.

Los investigadores aseguran que la actual administración no ha revocado esos contratos, aunque López Obrador insiste en que eso ha quedado atrás: "ya no se espía a nadie".

Mientras, NSO Group, la empresa israelí más importante de cibervigilancia y creadora del software, niega que se haya usado como indican las acusaciones.

Contáctanos