Relaciones México-EEUU

Kamala Harris se reúne en México con AMLO para hablar de la migración

El presidente López Obrador subrayó que México tiene interés en una buena relación con EEUU.

Telemundo

CIUDAD DE MÉXICO - La vicepresidenta Kamala Harris concluye este martes su primera gira internacional con una reunión con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, un crucial pero complejo aliado en los esfuerzos del gobierno de Joe Biden por frenar el aumento de migración hacia la frontera de Estados Unidos.

Desde horas antes, López Obrador dijo que México tiene la intención de llegar a acuerdos migratorios y fronterizos con Harris, ya que su visita supone una buena oportunidad para afianzar la relación bilateral.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

"Queremos mantener una muy buena relación con el gobierno de Estados Unidos, se ha portado muy bien el presidente (Joe) Biden", dijo el lunes López Obrador durante una conferencia "mañanera" por momentos tensos, como se aprecia en diversos videos.

Previo al encuentro de este martes, AMLO aseguró en una reunión virtual con Harris que EEUU puede “contar con nosotros” para abordar la cuestión de la migración ilegal, aunque el mandatario mexicano ha culpado en el pasado a Biden del aumento de las llegadas a la frontera.

A principios del mes pasado AMLO acusó también a EEUU de infringir la soberanía mexicana al dar dinero a organizaciones no gubernamentales que son críticas con su gobierno.

REUNIÓN CLAVE ENTRE KAMALA HARRIS Y AMLO

Pero Harris, en su misión de abordar las causas del aumento de inmigración desde los países del Triángulo Norte —Guatemala, El Salvador y Honduras_, así como de México, ha intentado reforzar los lazos diplomáticos con López Obrador. Ha mantenido varias llamadas telefónicas y una reunión virtual bilateral con él.

Este martes habría indicios de si esos esfuerzos habían dado fruto para alguno de los dos países.

"Estoy bien, estoy bien. Todos hicimos una pequeña oración, pero estamos todos bien”, dijo Harris al aterrizar de regreso a Maryland.

“Tenemos un acuerdo, un acuerdo duradero. Salvo por Canadá, somos nuestros vecinos más cercanos”, dijo Harris a la prensa el lunes por la noche. “Esa es la base de la conversación que tendré con él, es con ese espíritu de que debemos ser socios”.

La reunión se produce tras la visita de Harris a Guatemala, donde se reunió el lunes con el presidente Alejandro Giammattei.

AMLO y Harris asistirán a la firma de un memorando de entendimiento que aumentará la cooperación entre los dos países en programas de desarrollo en Guatemala, El Salvador y Honduras. El equipo de Harris dice que hablarán de compartir vacunas, de la relación económica y de seguridad entre los dos países, así como de combatir las causas de la emigración desde otros países de la región.

Harris menciona con frecuencia la necesidad de mejorar las condiciones económicas de la población en la zona, para que no se sientan forzados a emprender el viaje hacia la frontera de EEUU.

La vicepresidenta también tenía previstos encuentros con mujeres empresarias y líderes sindicales en el país.

La visita se produce apenas unos días después de las elecciones intermedias en México, en las que el partido de López Obrador parecía encaminado a mantener su mayoría en la cámara baja del Congreso, aunque sin alcanzar la mayoría de dos tercios porque algunos votantes respaldaron a la debilitada oposición, según los resultados preliminares.

El presidente mexicano confía en que las vacunas podrán llegar a finales de mayo.

INMIGRACIÓN, UNO DE LOS PRINCIPALES RETOS DE BIDEN

La incapacidad del gobierno mexicano de mantener la seguridad en partes del país es de interés para EEUU en lo que afecta a la inmigración, tanto por la gente desplazada por la violencia como por el impacto que tiene en una economía maltrecha que trata de recuperarse de la pandemia.

El aumento de las llegadas a la frontera se ha convertido en uno de los principales desafíos para Biden en los primeros meses de su mandato. Los republicanos han destacado un tema que ven como favorable para su bando, ya que los sondeos sugieren que los estadounidenses respaldan menos la estrategia de Biden en inmigración que sus políticas económica y de lucha contra el COVID-19.

Han intentado convertir a Harris en el rostro de esa política migratoria, afirmando que ella y Biden ignoran el tema porque ninguno de los dos ha visitado aún la frontera sur de Estados Unidos. Harris dijo el lunes a los periodistas en Guatemala que se ha centrado en abordar las causas de la inmigración de una forma que produzca resultados “tangibles”, en lugar de “grandes gestos”.

Al margen del resultado de sus reuniones del martes, México seguirá siendo un socio clave para los esfuerzos de control de fronteras.

Los cruces ilegales han crecido de forma constante desde abril de 2020, después de que Trump empleara las competencias asociadas a la pandemia para negar a los migrantes la posibilidad de pedir asilo. La tendencia se ha acelerado más bajo el mandato de Biden, que derogó con rapidez muchas de las políticas fronterizas más duras de Trump, especialmente el programa que obligaba a los solicitantes de asilo a permanecer en México a la espera de sus citas judiciales en cortes estadounidenses de inmigración.

El 36% de las personas a las que se encontró cruzando de forma ilegal en abril tenía nacionalidad mexicana, la comunidad más numerosa según los últimos datos mensuales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus iniciales en inglés). Les seguían un 22% de hondureños y un 17% de guatemaltecos.

López Obrador también culpó a Biden en marzo por el aumento de llegadas a la frontera de EEUU, señalando que el mandatario generó “expectativas” de que los migrantes recibirían un mejor trato mejor y sería más fácil cruzar la frontera.

LA AGENDA COMPLETA DE LA VISITA DE KAMALA HARRIS A MÉXICO

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, insistió en que el objetivo de la visita es abordar el tema de la migración y las oportunidades para el bienestar del sur de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, los llamados países del Triángulo Norte.

“La parte medular de la agenda que tenemos acordada es reunión en Palacio Nacional de la vicepresidenta de los Estados Unidos con su comitiva; primero tendrá un diálogo con el señor presidente de la república, luego tendremos una reunión aproximadamente de una hora y cuarto u hora y media entre ambas delegaciones”, detalló Ebrard a periodistas.

Adicionalmente, la vicepresidenta de EEUU realizará una agenda paralela que contempla reuniones con distintos grupos sociales.

Parte de ella habría sido una visita al Senado de México, pero la invitación fue cancelada de forma unilateral por la fracción del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

La asesora especial de la vicepresidencia para el hemisferio occidental, Hillary Quam, dijo a medios en EEUU que Harris tendrá una conversación con mujeres emprendedoras, además de asistir a una mesa redonda con un grupo de trabajadores e interactuará con miembros de la misión estadounidense en México.

"El objetivo del viaje de la vicepresidenta es profundizar nuestra asociación estratégica y relación bilateral con los gobiernos de Guatemala y México para avanzar en una estrategia integral para abordar las causas de la migración", dijo Symone Sanders, vocera y asesora principal de Harris, en una llamada con periodistas hace seis días.


Contáctanos