En video: se envenena en plena corte tras recibir sentencia

Un tribunal de la ONU acababa de confirmar su pena de 20 años por crímenes de guerra.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Criminal de guerra se suicida durante su juicio de apelación

    Slobodan Praljak se quitó la vida durante el juicio de apelacion por crimenes de guerra, ante la mirada de todos los miembros de la corte.

    (Publicado miércoles 29 de noviembre de 2017)

    El exlíder militar bosniocroata Slobodan Praljak ha muerto en un hospital de La Haya después de haber ingerido este miércoles veneno mientras escuchaba cómo el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) confirmaba su condena a 20 años por crímenes de guerra, según medios croatas.

    Praljak exclamó “¡No soy un criminal de guerra!” y pareció beber de un pequeño frasco, segundos después de que los jueces confirmaran su pena.

    Praljak, que había recurrido la condena dictada contra él en 2013 por crímenes en la Guerra de Bosnia (1992-1995), bebió un líquido que guardaba en un recipiente mientras el tribunal dictaba sentencia, tras lo cual la vista fue suspendida.

    "El general Praljak no es un criminal de guerra y rechazo con desprecio ese veredicto", declaró Praljak al escuchar la sentencia, tras lo que bebió algo de un recipiente que tenía guardado en la mano.

    El juez Carmel Agius le ordenó que se sentara y continuó leyendo la sentencia para otro de los seis acusados, pero Praljak anunció en croata que había bebido veneno y su abogada defensora advirtió al juez de ello en francés.

    El juez suspendió la sesión y Praljak fue trasladado a un hospital.

    La agencia de noticias croata Hina también anunció la muerte del criminal de guerra, citando una fuente cercana al mismo Praljak.

    El TPIY confirmó la pena de prisión de 20 años contra Praljak, como responsable de crímenes de guerra contra bosniomusulmanes.

    Praljak y los otros cinco lideres croatas-bosnios acusados habían recurrido la sentencia que el TPIY dictó contra ellos en 2013 y en la que los sentenció a 111 años de cárcel.