Piloto de avión siniestrado tenía orden de captura

Así lo confirmó el ministro de Defensa de Bolivia quien explicó que había abandonada la Fuerza Aérea.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Señal En Vivo

    El piloto del avión que transportaba al equipo de fútbol brasileño que se estrelló en Colombia tenía orden de captura, según confirmó el ministro de Defensa de Bolivia.

    De acuerdo a varios medios, Reymi Ferreira dijo que el piloto, Miguel Quiroga, tenía un proceso desciplinario en su contra ya que, según explicó, había abandonado la Fuerza Aérea Boliviana a pesar de tener el compromiso de que debía permanecer en la institución hasta que cumpliera los años requeridos de servicio.

    La novedad surgió en medio de la investigación de la tragedia que dejó 71 muertos y seis sobrevivientes. Según las primeras estimaciones, la aeronave se quedó sin combustible poco antes de llegar a destino.

    La aerolínea boliviana Lamia, a la cual pertenecía el avión, aseguró que colabora "activamente" con la investigación del accidente al estrellarse el único avión operativo de la firma el pasado lunes cerca de la ciudad colombiana de Medellín.

    En un comunicado fechado en Santa Cruz, su centro de operaciones, la empresa expresó su "sentimiento de dolor" por las muertes que dejó el accidente y aseguró que está haciendo "todo" lo que está a su alcance "para buscar el bienestar de todos y cada uno de los afectados".

    El avión de Lamia que transportaba al club brasileño Chapecoense a Medellín se estrelló en la noche del lunes 28 de noviembre en las proximidades del aeropuerto de esta ciudad colombiana y provocó la muerte de 71 de sus 77 ocupantes.

    Sólo seis personas sobrevivieron a la tragedia, tres futbolistas, un periodista y dos miembros de la tripulación.

    El gobierno boliviano decidió retirar el permiso de operaciones de Lamia y suspender a las principales autoridades del sector aeronáutico mientras se investigan las causas del accidente y la forma en que fue conformada la empresa.

    La Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea presentó el viernes una denuncia contra una de sus empleadas, quien revisó el plan de vuelo de la nave siniestrada pero solo presentó observaciones el día siguiente del accidente y no se comunicó con sus superiores antes del despegue.

    El ministro boliviano de Obras Públicas, Milton Claros, señaló el fin de semana que encontraron indicios de "posible incumplimiento de deberes" y "posiblemente uso indebido de influencias" en el control a la aerolínea y el vuelo que se estrelló cerca de Medellín.

    El Ministerio Público de Bolivia invitó a los fiscales generales de Brasil y Colombia a una reunión este miércoles en Santa Cruz para analizar conjuntamente el caso del accidente.