Remesas a El Salvador: cómo están siendo afectadas por las medidas de Trump

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Trump y remesas: qué pasará

    En El Salvador miles de personas dependen de las remesas que envían sus familiares para subsistir. (Publicado lunes 13 de agosto de 2018)

    Como es el caso de muchos en otros países latinoamericanos, miles de personas en El Salvador dependen de las remesas que envían sus familiares para subsistir, la gran mayoría de estas provenientes de Estados Unidos. Pero con el fin del Estatus de Protección Temporal para salvadoreños (TPS) y la aplicación de otras duras políticas migratorias por parte de la administración Trump, existe el temor de que estas poco a poco disminuyan, afectando de manera drástica a la población del país centroamericano.

    Según datos del Banco Central de Reserva de El Salvador, en el 2017, los salvadoreños en Estados Unidos enviaron más de 5 mil millones de dólares en remesas. Eso representa más del 18 por ciento del producto interno bruto del país.

    Angélica Vigil vive en San Salvador, y dice que la ayuda económica que le envían sus hermanos le permite mantenerse.

    “Me sirve para pagar recibos de luz, de agua,” sostiene. “Y también a veces para otros gastos básicos como alimento.”

    En la última década, El Salvador ha contado con el menor crecimiento económico en Centroamérica. Asimismo, expertos aseguran que la inseguridad y violencia, la polarización política y la corrupción que cunde en la nación limitan su capacidad de mejoría.

    “Lo que estamos viviendo ahora en este país, en lo económico me afectaría bastante, si no tuviera, pues, la ayuda de allá.”

    A pesar de que el Banco Central de Reserva del país asegura que la cancelación del TPS no afectará las remesas hasta el 2021, el prospecto atemoriza a más de uno. Algunos afirman que ya están viendo el efecto.

    Verónica De Echeverría, por ejemplo, tenía un kiosko justo al lado de un centro de remesas en San Salvador.

    “Digamos más que todo para los días festivos si se llenaba esto, y una cola enorme la que había pero ahora es un día festivo muy poca gente viene a recibir su remesa a este lugar”, dijo.

    De Echeverría asegura que sus ventas han bajado en un 40 por ciento desde la cancelación del TPS.

    Fernando Segovia es otro que dice depender de remesas. Segovia es capaz de pagar su educación gracias a los envíos de su tío y su abuelo.

    “Sólo con el trabajo de mi papá y mi mamá no alcanza”, afirma.

    “La remesa que nos envían nos ayudan también para gastos, como por ejemplo, la luz, el agua ya que es un país que no hay mucho trabajo (sic)”.

    Sin embargo, agrega que el fin del TPS no ha afectado todavía a su familia.

    Las autoridades en El Salvador aseguran que otra razón por la cual las remesas no han disminuido todavía pudiese ser por precaución. Los depósitos bancarios han aumentado y según funcionarios locales eso pudiese significar que algunos salvadoreños se podrían estar preparando para un posible regreso.

    A pesar de esto, el gobierno de Donald Trump ha dado indicios de estar a favor de cobrar un impuesto a remesas que los inmigrantes envían a su país de origen.