Estudios científicos

En video: ¿Por qué los científicos enseñaron a unas vacas a ir al baño y cómo lo lograron?

Lo que comenzó con una pregunta medio en broma en un programa de radio de Nueva Zelanda sobre el problema real de los desechos del ganado resultó en un estudio serio.

Telemundo

Alemania.- Resulta que las vacas pueden aprender a ir al baño tan fácilmente como los niños pequeños y quizás hasta más fácil. Los científicos pusieron la tarea a prueba y 11 de cada 16 vacas aprendieron a usar el "MooLoo", el corral adaptado para que cuando tenían ganas de orinar.

Al igual que algunos padres, los investigadores utilizaron un dulce para convencer a las vacas de que atravesaran una puerta y orinaran en un corral especial. Y solo tomó 15 días entrenar a los terneros jóvenes. Algunos niños tardan un poco más.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

"Las vacas son al menos tan buenas como los niños, de 2 a 4 años, al menos tan rápidas", dijo la autora principal del estudio, Lindsay Matthews, científica del comportamiento animal de la Universidad de Auckland de Nueva Zelanda, que trabajó con sus colegas en las pruebas en laboratorio de investigación animal en Alemania.

Lo que comenzó con una pregunta medio en broma en un programa de radio de Nueva Zelanda sobre el problema real de los desechos del ganado resultó en un estudio serio publicado el lunes en la revista Current Biology. Y no fue solo una pregunta académica de "wow, esto podría ser divertido". Cantidades masivas de desechos de orina son un problema ambiental serio, dijo Matthews.

La orina contiene nitrógeno y cuando se mezcla con las heces se convierte en amoníaco, que es un problema ambiental con la lluvia ácida y otros problemas, explicó Matthews. También puede contaminar el agua con nitratos y crear el óxido nitroso contaminante en el aire, aseguró.

Y las vacas orinan mucho. Una sola vaca puede producir alrededor de 8 galones (30 litros) de orina al día, dijo Matthews. En 2019, el óxido nitroso comprendía el 7% de todos los gases de efecto invernadero de Estados Unidos, según la Agencia de Protección Ambiental.

"No me sorprende que puedan entrenar a los terneros para orinar en lugares establecidos, pero me sorprende que nadie haya demostrado esto antes", dijo Brian Hare, científico de cognición animal de la Universidad de Duke, que no formó parte de la investigación. "La pregunta crítica es ¿pueden hacerse esto a gran escala y lo harán?"

Si se pudiera hacer, el entrenamiento de los animales para ir al baño facilitaría la gestión de los productos de desecho y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, dijo Donald Broom, profesor de bienestar animal en la Universidad de Cambridge en Inglaterra.

En el laboratorio de Dummerstorf, Alemania, los investigadores imitaron el entrenamiento de un niño pequeño, colocando a las vacas en un corral especial, esperando hasta que orinaran y luego dándoles una recompensa: un líquido dulce compuesto principalmente de melaza. Las vacas son golosas, dijo Matthews. Si las vacas orinaban afuera del MooLoo después del entrenamiento inicial, recibían un chorro de agua fría.

Luego, en dos series de experimentos, los investigadores dejaron que las vacas Holstein deambularan por las instalaciones interiores. Cuando tuvieron que orinar, 11 de ellas fueron hacia el corral, hicieron sus necesidades y obtuvieron su dulce recompensa.

Hay un par de salvedades para este experimento.

No. 1, le dieron diuréticos al ganado para que orinaran más porque tenían un tiempo limitado para realizar los experimentos bajo pautas éticas.

Y No. 2, no hicieron el No. 2 (entiéndase, expulsar su materia fecal). Solo entrenaron a las vacas para que usaran el MooLoo para orinar, no para defecar.

La orina es un problema mayor, al menos en Europa, dijo Matthews. Pero predijo que también podrían entrenar a las vacas para que defequen en un lugar determinado.

Si bien los perros, los gatos y los caballos pueden entrenarse parecido respecto a sus necesidades fisiológicas, ellos muestran el deseo de ir a lugares especiales, pero las vacas no, dijo Matthews.

Sin embargo, el mayor problema ambiental para el ganado es el gas metano que emiten en los eructos y las flatulencias, una fuente importante de calentamiento global. No se puede entrenar a las vacas para que no eructen o tomen un pedo, dijo Matthews: "Estallarían".

En Florissant, Louisiana, una vaca sufrió por las inundaciones y quedó atrapada en un árbol. Aquí el video de cuando fue rescatada por un equipo en St. Bernard Parrish. En Twitter se reveló que los rescatistas fueron Louis Pomes Tyler Acosta, David Palmer y Roy Ragan, Sr.
Contáctanos