Histórico: extraditan a exmilitar salvadoreño por masacre

Se trata del excoronel Inocente Montano, acusado por el asesinato de seis jesuitas en 1989.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    No es el camino recorrido, es el que falta por recorrer
    EFE
    Mientras se realizaba la extradición el exmilitar, el exrector de la Universidad Centroamericana (UCA) y actual director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (Idhuca), José María Tojeira; el rector de la UCA, Andreu Oliva y el abogado del Idhuca, Arnau Baulenas, pidieron a un tribunal reabrir la causa penal contra los "autores intelectuales" de la masacre de seis sacerdotes y dos colaboradores

    Un excoronel de El Salvador fue extraditado el miércoles a España, donde enfrentará cargos relacionados con la masacre de seis sacerdotes jesuitas y otras dos personas en 1989 en la nación centroamericana, según autoridades españolas.

    Inocente Orlando Montano, de 76 años, llegó el miércoles a Madrid procedente de Estados Unidos e ingresó a prisión, dijo la Audiencia Nacional. Comparecerá ante un juez el jueves.

    Montano está acusado de supuestamente ayudar a orquestar el plan para atacar a los jesuitas -cinco de los cuales eran españoles- y a dos mujeres que trabajan para ellos.

     “Hoy se abre la oportunidad para que se conozca la verdad, saber exactamente qué pasó, para que se haga justicia. Eso es lo que pide la comunidad internacional, eso es lo que quiere el pueblo salvadoreño, las víctimas, los familiares”, dijo a The Associated Press, Miguel Montenegro, quien dirige la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador.

    “Es muy importante que al menos una de las personas señaladas comparezca ante la justicia española para que se inicie el juicio”, después de varios años de lucha de los familiares de las víctimas para que sentara en el banquillo de los acusados a los presuntos responsables de la matanza perpetrada por un comando del ejército el 16 de noviembre de 1989.

    Pese al proceso contra Montano el resto de los militares presuntamente involucrados no podrán ser juzgados porque El Salvador ha rechazado los pedidos de extradición que pesaban contra ellos.

    Documentos judiciales estadounidenses señalaron que Montano formó parte de un grupo de oficiales militares acusados de conspirar para matar a los sacerdotes, que estaban ayudando a organizar conversaciones de paz durante la guerra civil de El Salvador, entre 1980 y 1922.

    En un principio el gobierno salvadoreño trató de inculpar al guerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, pero luego se supo que el hecho había sido perpetrado por militares.

    Montenegro dijo que la extradición del militar “obedece a la justicia que tanto hemos venido pidiendo, que se ha venido exigiendo y que al fin se la logrado. Aquí se ha hecho todo para proteger a los que han sido señalados como los autores intelectuales del asesinato de los padres jesuitas”.

    En El Salvador la comunidad jesuita ha pedido la reapertura del juicio contra los presuntos autores intelectuales de la matanza que según el padre José María Tojeira “fueron encubiertos en dos juicios” que se realizaron en el país.

    Los jesuitas están convencidos que la responsabilidad de los asesinatos recae en un grupo de militares de alta graduación quienes al momento del crimen controlaban los puestos de poder dentro de las fuerzas armadas y “en consecuencia se sentían impunes a la hora der actuar ilegalmente”.

    El juicio en España es por el asesinato de los cinco curas españoles pero no incluye al padre Joaquín López ni a las dos colaboradoras Elba y su hija Celina Ramos, los tres salvadoreños.