Invasión a Ucrania

Destrucción y miles de muertos: así fue la primera semana de la invasión rusa a Ucrania

Las tropas rusas bombardearon varias ciudades ucranianas y avanzan por tierra desde el sur y el este, pero aún no han podido tomar Kiev, la capital.

Telemundo

KIEV, Ucrania - El pueblo ucraniano pagó un alto precio en la primera semana desde el comienzo de la invasión al país, mientras el ejército ruso continuaba avanzando en el este y el sur de Ucrania, donde intenta tender un corredor terrestre entre el Donbas y la anexionada península de Crimea.

Cerca de Kiev, la capital del país, un enorme convoy militar ruso estaba estancado por la resistencia ucraniana y porque los rusos se estarían reagrupando y evaluando el progreso que no han logrado, dijo el Pentágono.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Los primeros bombazos rusos cayeron sobre Ucrania la madrugada del 23 de febrero.

"El nazismo nace del silencio. Por eso hay que gritar sobre el asesinato de civiles, sobre el asesinato de los ucranianos", aseguró el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy.

Los bombardeos rusos comenzaban a hacer mella en la población civil, especialmente en las regiones rusoparlantes, que estaban ofreciendo mucha más resistencia de la esperada por el Kremlin cuando anunció su intención de "desnazificar" el país vecino y proteger a la población rusa.

MÁS DE 2,000 CIVILES MUERTOS EN UCRANIA

Como resultado, en los siete días de conflicto habrían muerto más de 2,000 civiles ucranianos, según el Servicio Estatal de Emergencia (DSN).

"Durante los siete días de la guerra, Rusia ha destruido cientos de infraestructuras de transporte, viviendas, hospitales y guarderías. En este tiempo han muerto más de 2,000 ucranianos, sin contar a nuestros defensores", señaló el comunicado oficial.

Entre ellos, fallecieron 21 niños y 55 resultaron heridos, según Lyudmila Denisova, Defensora del Pueblo, quien abogó por crear una zona de exclusión aérea sobre Ucrania al considerar que salvaría muchas vidas.

El presidente Zelenskyy pidió la ayuda internacional para frenar la invasión.

"Las Fuerzas Armadas de Rusia continúan violando los derechos básicos de los niños", denunció.

Y destacó el nacimiento de trillizos bajo los bombardeos en la ciudad Chernihiv: "Mientras sigan naciendo esos ángeles en Ucrania, seremos invencibles".

EL INFIERNO DE KHARKIV

Una vez más, los edificios gubernamentales y las academias militares de Kharkiv fueron el epicentro de los bombardeos rusos. Al menos cuatro personas murieron este miércoles, tres policías y un civil.

Desde primeras horas de la mañana del miércoles la aviación enemiga martilleó el centro de la ciudad. Las bombas rusas destruyeron el edificio de la academia tanquista, la universidad de las fuerzas aéreas y la sede de la policía nacional.

También dañó el edificio del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), uno de los objetivos prioritarios del ejército ruso durante esta campaña militar.

Durante la madrugada del miércoles desembarcaron en la ciudad las fuerzas aerotransportadas rusas, que se hicieron con el control de la estación de tren y el puerto fluvial, según admitió el alcalde, Ihor Terekhov.

La víspera, según el Ayuntamiento, en Kharkiv murieron 21 personas, en su mayoría en el bombardeo de la plaza central y un edificio de viviendas.

Además, las tropas rusas incrementaron la presión en el cerco sobre Mariupol, ciudad estratégica situada en la región de Donetsk y bañada por la costa del mar de Azov, al igual que ocurre con Mykolaiv, mientras ya controlan Melitopol, en la región de Zaporizhzhia.

EL ESTE-SUR RUSOPARLANTE DE UCRANIA SE REBELA

"A (el presidente ruso, Vladimir) Putin alguien le aconsejó mal. Creía que los ucranianos del este recibirían a los tanques rusos con flores", comentó Artem Frankov, conocido periodista ucraniano oriundo de Kharkiv.

Subrayó que "uno puede ser patriota y no hablar ucraniano, sino ruso".

"Ahora estamos en guerra. Es una cuestión de vida o muerte. Eso está por encima de las ideologías, los idiomas u otros problemas. Lo dice la historia, los eslavos no aceptamos la imposición de un poder extranjero", comentó.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó este martes al presidente ruso, Vladímir Putin, de querer derribar "los cimientos del mundo libre" con la invasión de Ucrania, pero remarcó que "la libertad siempre vencerá sobre la tiranía".

De hecho, cientos de ciudadanos y empleados de la central nuclear de Zaporozhie, también en el este del país, impidieron este miércoles con barricadas y camiones cisterna el avance de una columna del ejército ruso.

"Les explicamos (a los militares rusos) nuestra posición, que la Central Nuclear de Zaporozhie y la ciudad están bajo protección segura. Los habitantes no les dejarán dar un solo paso en la ciudad", declaró el alcalde de la ciudad, Dmitry Orlov.

EL ASALTO A KIEV TENDRÁ QUE ESPERAR

Mientras, Kiev se prepara para un asedio y posterior asalto ruso. En el centro de la ciudad hay controles casi en cada esquina. Nadie se salva de los chequeos, sean transeúntes, conductores, repartidores o reporteros.

"¡No se incomode! Esta noche hemos detenido a muchas personas. No podemos dejar que pase ni un solo infiltrado", explicaba un miembro de las fuerzas especiales de la policía.

Las llamas aún siguen ardiendo en los edificios colindantes a la torre de televisión, alcanzado el martes por un misil.

Las autoridades locales insisten en que controlan la situación, y que sus habitantes "están decididos a defender su tierra a cualquier precio".

"La columna enemiga está a 50 kilómetros (31 millas). El pueblo le prepara una recepción que no olvidará. Los kievitas nunca les permitirán abandonar vivos la ciudad", explicó Sergei Batiuk, diputado de la asamblea municipal, sobre el convoy ruso destinado a asaltar Kiev.

El diputado subrayó que "los soldados rusos están desmoralizados", lo que se demuestra en que cuando se enfrentan a cierta resistencia por parte de la artillería y los drones de asalto ucranianos, "dejan las armas y corren al bosque".

"Eso ya no es un ejército. Es escoria", aseveró.

Contáctanos