Tensión en Paraguay por secuestros de menonitas

En la colonia religiosa aguardan el cumplimiento de la promesa de los captores.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    No es el camino recorrido, es el que falta por recorrer
    EFE
    Colonos menonitas reparten víveres custodiados por antidisturbios de la Policía Nacional en Asunción, capital de Paraguay. Fue una de las condiciones de los secuestradores.

    Familiares de los colonos menonitas Franz Hiebert, de 32 años, y Bernard Blatz, de 22, supuestamente secuestrados por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), esperan la liberación de ambos tras el reparto la pasada semana de víveres en varios lugares del país como condición de la guerrilla.

    Los familiares aguardan a que el EPP cumpla tras la condición de repartir los víveres, como hicieron el miércoles en un barrio pobre de Asunción, y liberen tanto a Hiebert como a Blatz durante las fechas navideñas.

    Los alimentos que repartieron el pasado miércoles en Asunción consistían en bolsas de 40 kilos con arroz, azúcar, pasta, aceite, harina, galletas y cebollas, suficientes para alimentar a una familia durante un mes, dijo a Efe uno de los menonitas.

    Por su parte, Peter Blatz, padre de Bernard Blatz, expresó a Efe su esperanza de que con esta entrega se produzca pronto la puesta en libertad de los dos menonitas.

    A principios de este mes, los familiares pidieron una prueba de vida y expresaron su deseo de que los dos cautivos se reúnan con sus familias esta Navidad.

    Hiebert, de origen mexicano, desapareció a finales de agosto cuando estaba trabajando con un tractor en una finca en el norteño departamento de San Pedro y fue llevado por seis desconocidos.

    Blatz desapareció a comienzos de octubre después de que tres desconocidos dispararan con fusiles a la camioneta en la que viajaba y se lo llevarán.

    Las autoridades consideran a esos menonitas "desaparecidos por privación ilegítima de libertad", ya que para que se califique un caso como secuestro es necesario que exista alguna reivindicación o una petición de rescate, lo que el EPP no ha hecho de forma pública.

    El EPP ya reivindicó los secuestros del menonita Abraham Fehr, que está en cautividad desde hace dos años, y el del suboficial de la Policía Edelio Morínigo, plagiado hace tres años por el grupo armado.

    Además de ellos, en el norte de Paraguay se encuentra secuestrado el ganadero Félix Urbieta, se cree que por parte un grupo escindido del EPP.

    A comienzos de este año, el EPP liberó al joven menonita Franz Wiebe, tras meses secuestrado y después de que su familia repartiera víveres en varios asentamientos campesinos.