CNBC: Ejecutivos de UBS sabían de bonos riesgosos

Investigación revela qué llevó a miles de familias puertorriqueñas a perdelo todo.

tlmd_ubs_pr_470_265

Una investigación realizada por CNBC reveló que altos ejecutivos de UBS Americas conocían que sus corredores vendían bonos muy riesgosos y no hicieron nada para evitarlo, lo que provocó que miles de puertorriqueños perdieran todos sus ahorros.

Tras estudiar más de 2,000 páginas de documentos, CNBC encontró conversaciones entre ejecutivos y corredores que evidencian la preocupación que existía ante el eventual colapso de la economía de Puerto Rico y lo que pasaría con las inversiones de unas 20,000 familias puertorriqueñas.

En el 2012, un informe interno de UBS identificó que la lenta recuperación de la economía de Puerto Rico y el aumento de la deuda, ponían en riesgo el capital de los bonistas. Ante esto, sugirieron que los inversionistas debían diversificar sus portfolios para no tener tanto dinero invertido en los bonos de Puerto Rico.

Y ahí radica el problema. Para que los inversionistas tuvieran exención contributiva, necesitaban que al menos 2/3 parte de los bonos que obtuvieran fueran de Puerto Rico. Sin embargo, en algunos casos, UBS elevaba esto a un 95%, provocando que no hubiese balance, pues inversiones saludables apuntan a diversificar y apostar a diferentes industrias, por si una se cae, tener la posibilidad de retener fondos.

Sin embargo, ejecutivos de Puerto Rico les indicaron a sus corredores que continuaran vendiendo, pues apostaban a que eventualmente tuvieran resultados positivos.

Corredores entrevistados por CNBC alegaron no saber lo que estaban vendiendo.

Incluso, correos electrónicos obtenidos muestran que tanto los corredores como la gerencia local, levantaron banderas en abril de 2013 ante la precaria situación del País.

El ahora expresidente de UBS en Puerto Rico, Miguel Ferrer, envió un correo electrónico al segundo en mando en UBS Americas solicitando un análisis de riesgo de los bonos de Puerto Rico y los posibles escenarios para los próximos 12 a 18 meses. El ejecutivo le respondió que no querían hacer público su análisis y tildó la solicitud de Ferrer de “absurda”.

Al momento, UBS ha tenido que pagar $300 millones en demandas.

Contáctanos