Puerto Rico

Obispos Católicos de Puerto Rico firman decreto que separará a vacunados de no vacunados en las misas

Establecen, entre otras cosas, que scerdotes no deben declarar bajo juramento para que se otorguen exenciones. El documento no fue firmado por el Obispo de Arecibo,  Daniel Fernández Torres.

tlmd_iglesia_catolica

Los Obispos Católicocs de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña firmaron el martes un decreto sobre el requisito de vacunación en Puerto Rico y las medidas que tomarán en sus iglesias ante el repunte de casos de COVID-19.

El documento, firmado por los obispos de Ponce, San Juan, Mayagüez y Fajardo-Humacao, establece que sacerdotes, diáconos o agentes pastorales de la Iglesia no deben declarar bajo juramento para que se firmen exenciones.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

"Hemos advenido en conocimiento que algunos fieles laicos y laicas para ser eximidos de esta vacunación han acudido a sacerdotes, diáconos o agentes de la Iglesia Católica para que declaren bajo juramento en los formularios provisto que las enseñanzas morales de la Iglesia se oponen a esta vacunación. Por cuanto: Los sacerdotes, diáconos o agentes pastorales de la Iglesia no debemos declarar bajo juramento dichas exenciones ya que no hay fundamento en la enseñanza moral de la Iglesia para rechazar los requerimientos de vacunación", establecen.

"No se autoriza en nuestras diócesis que sacerdotes, diáconos o agentes de la Iglesia comparezcan ante notarios a declarar bajo juramento las exenciones por razones religiosas ya que no hay fundamento en la enseñanza moral de la Iglesia para rechazar los requerimientos de vacunación. Aunque los fieles son responsables de sus propias acciones, cortésmente debemos clarificarles que no pueden usar de fundamento las enseñanzas morales de la Iglesia Católica para rechazar las vacunas", añaden.

Indican, además, que para evitar contagios o brotes en las parroquias, ante la presencia de la variante Delta, el alza de casos y del índice alto de positividad, en sus respectivas diócesis y parroquias estarán reservando un espacio para los no vacunados en la celebración litúrgica de la Eucaristía y otras celebraciones litúrgicas.

"Esta medida la tomamos por su propia seguridad, por la de los sacerdotes, religiosos, religiosas y también la de familiares y feligreses de las parroquias", indican.

"A todos les pedimos ese gesto de amor y solidaridad, que ya hicimos todos durante los meses que duró el encierro del pasado año. Se exceptúa de esta norma a aquellos que no pueden recibir la vacuna por no tener la edad dispuesta por el CDC o el FDA y a aquellos que cumplen con los requisitos para la exención médica", dicen.

Se mantiene, vigente la norma de que la Comunión será distribuida únicamente en las manos.

Además, efectivo el 15 de septiembre, todos los sacerdotes y diáconos que participen en las liturgias deben estar vacunados o al menos haber recibido la primera dosis, así como empleados y voluntarios que realicen labores prsenciales.

MIRA EL DOCUMENTO.

Mientras, director de Cosaco advierte que este repunte es peor que el de abril.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Contáctanos