Personas desaparecidas

Poderoso mensaje: habla hermana de Lourdes Milagros Hernández

"Esto que vivió mi hermana; no tiene género , no tiene estatus social, ni es cuestión de educación; cualquiera puede caer en una depresión. Pienso que es muy fino el hilo entre una cosa y otra; la vida es frágil y debemos responsabilizarnos en cuidarla". Aquí sus expresiones.

La hermana de Lourdes Milagros Hernández Rivera -hallada sin vida el pasado jueves en un área boscosa entre Cayey y Salinas- emitió este lunes poderosas declaraciones en las que agradeció a los rescatistas, así quienes oran por su familia.

En el escrito, Linnette Hernández Rivera también abordó el tema de la salud mental y la fragilidad de la vida.

A continuación, su mensaje:

"Deseo expresar lo que no pude hacer personalmente con la prensa. Soy una persona que no tiene redes sociales y en esos días no tuve el valor ni de prender el televisor. He vivido esta pesadilla de la cual no puedes despertar sino afrontar en carne propia, estando presente y en pie gracias a la fuerza mayor que sólo viene de Dios y sobrepasa la fragilidad humana. Amo a mi patria y conozco el corazón del pueblo de Puerto Rico y a pesar que he estado incomunicada quiero agradecer cada oración que nos ha mantenido en pie. A la familia, amigos y a cada persona que aunque no nos conociera se unió en oración, GRACIAS. Necesitamos de eso; mucha oración para afrontar tan difícil situación y tan grande pérdida. Cómo humanos y seres imperfectos tenemos que buscar herramientas que fortalezcan nuestras vidas día a día para vivir a plenitud. No sólo las personas que padecen de alguna condición mental o de depresión; nos toca a todos, vivir cada día con conciencia y control; que no vivamos en automático sumergidos a las responsabilidades del día a día que nos puede absorber. Nos toca buscar esa herramienta que fortalezca la mente y el espíritu y encontrar el espacio para realizarla. Esto que vivió mi hermana; no tiene género , no tiene estatus social, ni es cuestión de educación; cualquiera puede caer en una depresión. Pienso que es muy fino el hilo entre una cosa y otra; la vida es frágil y debemos responsabilizarnos en cuidarla. Nuevamente; agradecida de todos, de cada oración, de los rescatistas por su admirable labor, agentes, capellanes que llegaron sin conocernos a dar apoyo, de su amor Héctor que nunca la dejó sola. Agradecida de la vida, de la familia que Dios me regaló, de la hermana que tuve y de sus amados retoños que crecieron a su lado, de cada una de las experiencias vividas que nos forman y nos enseñan; y por tantas cosas más. Estoy confiada en la misericordia de Dios. El amor y la misericordia de Dios es infinita y Él conocía exactamente la enfermedad y lo que había en el corazón de mi querida hermana Lourdes. Un noble corazón que ayudó a tantos entregando siempre cuerpo, alma y corazón".

El hallazgo ocurrió en un área boscosa, cerca del Monumento al Jíbaro.
Contáctanos