FBI

“Que se haga justicia” piden familiares de Jesús Francisco en su velatotrio

Se desconoce el paradero de uno de los sospechosos del crimen por lo que piden a la ciudadanía que coopere con la investigación.

Telemundo

Este sábado, familiares y amigos de Jesús Francisco Pérez, el menor asesinado el pasado 31 de octubre, luego de ser secuestrado en el negocio El Hipopótamo, se reunieron en la funeraria Ehret en Río Piedras para su velatorio.

"Tenía un corazón enorme, no merecía morir así", dijo una de las hermanas del menor, entre lágrimas, mientras pedía justicia. Al velatorio llegaron ciudadanos que también han perdido familiares a causa de la criminalidad.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Los familiares del joven indicaron a Telenoticias que sus restos serán trasladados a la Florida, donde residen el resto de sus familiares, para ser sepultados.

"Por qué no dar ese abrazo".

LO QUE SE SABE SOBRE EL SECUESTRO Y ASESINATO DEL MENOR

Una declaración jurada del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) confirmó que el menor Jesús Francisco Pérez, quien fue secuestrado y asesinado el pasado 31 de octubre, falleció por un disparo que recibió en la van blanca que utilizaron los secuestradores.

"La víctima 2 relató que uno de los sospechosos disparó una pistola Glock mientras la víctima 2 hablaba con su padre por teléfono. Tras el disparo del arma por uno de los sospechosos en la camioneta blanca, la víctima 2 observó que la víctima 3 (el menor) había sido alcanzado por una bala o un fragmento y comenzó a sangrar", lee el documento.

La mujer pasó por el doloroso proceso de identificar a su hijo, Jesús Francisco.

El documento es la primera versión oficial de cómo ocurrió el secuestro del menor, de Juan Almeida, quien es dueño del negocio El Hipopótamo, y una tercera víctima que no fue identificada.

Lee aquí: Declaración jurada: menor secuestrado recibió un disparo mortal en la van blanca

Según el relato, la negociación del pago de la recompensa para liberar al trío se llevaba a cabo con el padre de la víctima sin identificar.

Mientras estaban en custodia de los secuestradores, estos ordenaron a la víctima a realizar una llamada a un empleado de El Hipopótamo para ordenarle que accediera a la caja fuerte del restaurante, mientras su padre continuaba negociando bajo la supervisión del FBI.

Se realizaron negociaciones para colocar un pago de rescate en las cercanías del restaurante. Un rastreador de GPS estaba integrado en la bolsa de plástico negra donde estaba el dinero, la cual se colocó fuera del local.

Luego que se colocara el dinero en el lugar, agentes del FBI observaron una Mitsubishi Outlander blanca dando vueltas por el área. Luego que los secuestradores se detuvieran a recoger el dinero, fueron seguidos por los agentes.

Posteriormente, las tres víctimas fueron liberadas en un puesto de gasolina Puma ubicado en la PR-1, cerca de Caguas. Cuando las autoridades llegaron el lugar, se percataron que Jesús Francisco había fallecido.

El GPS finalmente fue rastreado hasta una ubicación en Barrio Obrero en el área de Calle Rosal, cerca del Residencial Las Margaritas. Los agentes de la FBI obtuvieron un video de seguridad de una residencia cercana y observaron a los cuatro sospechosos salir de una Mitsubishi Outlander blanca con bolsas negras y entrar a una residencia.

Contáctanos