Zika: Cámara Baja aprueba fondos por $622 millones

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    No es el camino recorrido, es el que falta por recorrer
    EFE

    La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó gracias a la mayoría republicana una ley para asignar 622 millones de dólares a la lucha contra el virus del Zika en el país, una cantidad muy inferior a los 1,900 millones que pide la Casa Blanca.

    Por 241 votos a favor (238 de ellos de congresistas republicanos) y 184 en contra (180 de ellos de asamblearios demócratas), la Cámara Baja sacó adelante la legislación, a la que se opone el Gobierno de Barack Obama al considerarla insuficiente.

    "El Gobierno urge al Congreso a que provea fondos de emergencia suplementarios completos al nivel solicitado por el presidente. Si se le presenta al presidente la (ley) H.R. 5243, sus asesores le recomendarán que la vete", indicó ayer en un comunicado la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca.

    El presidente del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, el republicano Hal Rogers, presentó este lunes el proyecto de ley que asigna 622.1 millones de dólares a la lucha contra el zika, de los cuales 352.1 millones son fondos destinados originalmente al brote del ébola de 2014 y 270 millones son recursos sobrantes del Departamento de Salud.

    El Gobierno de Obama, que solicitó al Congreso los 1.900 millones para el zika en febrero, "aprecia" que el poder legislativo "esté finalmente pasando a la acción para abordar el virus del Zika", pero considera "desgraciadamente inadecuada" la cantidad que prevé el proyecto de ley republicano.

    Los expertos de salud del Gobierno de Obama consideran que los 1.900 millones son necesarios para controlar el mosquito Aedes aegypti que transmite el zika y que está presente en el sur del país, así como para desarrollar vacunas y mejores diagnósticos.

    Asimismo, se requiere esa cantidad para investigar el impacto del virus en los bebés y niños, teniendo en cuenta que la mayor preocupación en torno al brote es su vínculo con la microcefalia y otros defectos congénitos, sobre los que cada vez el consenso científico es mayor.

    El Gobierno de Obama también rechaza que el proyecto de ley "rescinda fondos adicionales que se designaron para el ébola y otras iniciativas importantes como infraestructura clave", lo que "minaría la capacidad del país para abordar emergencias y retos de salud".

    En su nota, recuerda que el ébola "continúa siendo una amenaza de salud global, por los recientes casos en Guinea y Liberia", de manera que los fondos contra esta enfermedad "deben ser repuestos para evitar que la enfermedad amenace de nuevo" a Estados Unidos.

    El Gobierno también se opone a que el texto legislativo limite los fondos al término del año fiscal 2016, el 30 de septiembre, porque los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) consideran que los efectos del zika se prolongarán más allá de esa fecha.

    La Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, podría votar el proyecto de ley esta misma semana, cuando también comenzará el debate en el Senado, igualmente de mayoría conservadora, sobre otra ley para financiar el zika que contempla una asignación de 1,100 millones.

    El virus del Zika circula en unos 50 países, la mayoría en Latinoamérica y entre ellos territorios estadounidenses como el Estado libre Asociado de Puerto Rico, las Islas Vírgenes y la Samoa Estadounidense.

    El Gobierno cree que en verano "probablemente" comience la transmisión local del zika en el territorio continental de Estados Unidos, donde hasta ahora no ha habido ninguno de transmisión por el mosquito, especialmente en los estados donde está presente el insecto: Florida, Texas y el resto de los del golfo de México.

    Ahora hay 1,200 casos de zika en Estados Unidos y sus territorios, entre ellos más de 110 mujeres embarazadas, según los datos del Gobierno.

    Los CDC concluyeron recientemente que el zika causa microcefalia y otras graves malformaciones congénitas, un extremo sobre el que crece el consenso científico, aunque la OMS aún no ha declarado esa relación causal.

    Noticiero Telemundo