Coronavirus en EEUU

Gobierno de Biden pone fin a norma que promovía el reuso de mascarillas N95

GETTY IMAGES

El gobierno de Joe Biden dio el primer paso para poner fin a una excepción de emergencia que les permitió a los hospitales racionar y reusar las mascarillas médicas N95, la primera línea de defensa entre los trabajadores de salud y el fatal coronavirus.

Miles de proveedores de servicios médicos han muerto en la pandemia de COVID-19, muchos al ser expuestos al virus cuando atendían a pacientes sin tener la protección adecuada.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Escaseces críticas de mascarillas, batas, hisopos y otros suministros médicos hicieron que el gobierno de Donald Trump emitiese directrices para el racionamiento, lavado y uso reiterado de equipo desechable. Por ello, durante la pandemia, una vez a la semana los médicos y enfermeros recibían una mascarilla N95, que está diseñada para ser descartada después de un uso.

Ahora, los productores estadounidenses dicen que tienen un vasto superávit para la venta. Y los hospitales dicen que tienen suministros para tres a 12 meses.

En respuesta, el gobierno dice que los hospitales y otras instalaciones médicas deben regresar a la práctica de una mascarilla por cada paciente que atienden.

“La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomienda que el personal y las instalaciones de atención médica dejen gradualmente las estrategias de conservación de capacidad en crisis”, dijo la agencia en una carta este mes.

Expertos aún estudian los resultados con quienes han recibido las dosis.

La carta no es una orden: los hospitales aún pueden esterilizar y volver a las N95. Pero en las próximas semanas o meses, la FDA emitirá una directriz que requerirá que los hospitales reviertan a un solo uso, dijo Suzanne Schwartz, directora de la oficina de colaboraciones estratégicas e innovación tecnológica de la FDA.

“La capacidad de descontaminar fue puramente de último recurso, una medida extrema”, dijo Schwartz. “Desde la perspectiva de la FDA, existe la necesidad de regresar a las estrategias convencionales y de contingencias, que son, el uso del respirador para la interacción y entonces se descarta y se toma uno nuevo” .

Contáctanos