Coronavirus en EEUU

California permite que empleados con COVID-19 pero “sin síntomas” vayan a trabajar a hospitales

Telemundo

Los hospitales de Estados Unidos están tomando cada vez más la medida extraordinaria de permitir que las enfermeras y otros trabajadores infectados con el coronavirus permanezcan en el trabajo si tienen síntomas leves o ninguno.

La medida es una reacción a la grave escasez de personal hospitalario y la abrumadora cantidad de casos que está causando la variante Ómicron.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Las autoridades de salud de California anunciaron durante el fin de semana que los miembros del personal del hospital que den positivo pero no presenten síntomas pueden continuar trabajando. Algunos hospitales en Rhode Island y Arizona también les han dicho a los empleados que pueden permanecer en el trabajo si no tienen síntomas o solo síntomas leves.

La variante Ómicron altamente contagiosa ha llevado que los nuevos casos de COVID-19 registran más de 700,000 por día en EEUU en promedio, borrando el récord establecido hace un año. El número de estadounidenses en el hospital con el virus ronda los 108,000, apenas por debajo del pico de 124,000 en enero pasado.

Muchos hospitales no solo están inundados de casos, sino que también tienen una gran escasez de personal debido a tantos empleados con COVID-19.

Al mismo tiempo, Ómicron parece estar causando una enfermedad más leve que la variante Delta.

El mes pasado, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) dijo que los trabajadores de la salud que no tengan síntomas pueden regresar al trabajo después de siete días con una prueba negativa, pero que el tiempo de aislamiento puede reducirse aún más si hay escasez de personal.

Te explicamos lo que dicen los CDC.

En el área de Phoenix, Dignity Health, un importante operador hospitalario, envió un memorando a los miembros del personal diciendo que aquellos infectados con el virus que se sientan lo suficientemente bien como para trabajar pueden solicitar la autorización de sus gerentes para volver a atender a los pacientes.

“Estamos haciendo todo lo posible para garantizar que nuestros empleados puedan regresar al trabajo de manera segura mientras protegemos a nuestros pacientes y personal de la transmisibilidad de COVID-19”, dijo Dignity Health en un comunicado.

En California, el Departamento de Salud Pública dijo que la nueva política fue impulsada por una “escasez crítica de personal”. Pidió a los hospitales que hicieran todo lo posible para llenar las vacantes trayendo empleados de agencias de personal externas.

Los CDC tienen datos sobre el tema de los contagios.

Además, se requerirá que los trabajadores infectados usen mascarillas N95 de protección adicional y se les debe asignar el tratamiento de otros pacientes positivos para COVID-19, dijo el departamento.

La Asociación de Enfermeras de California, de 100,000 miembros, se opuso a la decisión y advirtió que provocará más infecciones.

El gobernador Gavin Newsom y otros líderes estatales de salud “están anteponiendo las necesidades de las corporaciones de atención médica a la seguridad de los pacientes y trabajadores”, dijo Cathy Kennedy, presidenta de la asociación, en un comunicado. “Queremos cuidar a nuestros pacientes y verlos mejorar, no infectarlos potencialmente”.

A principios de este mes en Rhode Island, un hospital psiquiátrico estatal y un centro de rehabilitación permitieron trabajar al personal que dio positivo por COVID-19 pero que no presentaba síntomas.

Contáctanos