vacuna para niños

Diez mitos sobre la vacuna contra el COVID-19 para niños, derribados por pediatras

Los médicos del Advocate Children's Hospital de Chicago rompen 10 mitos relacionados con la vacuna contra el COVID-19 para niños en un esfuerzo por detener la propagación de información errónea.

Telemundo

CHICAGO - Los médicos del Advocate Children's Hospital de Chicago han estado hablando con familias y padres, escuchando sus preguntas e inquietudes sobre la vacuna contra el COVID-19 y los niños.

La información errónea sobre la vacuna es una gran preocupación para los médicos de Advocate, quienes redactaron una lista de los principales mitos que están escuchando.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

LA VACUNA CONTRA EL COVID-19 Y LOS NIÑOS: DERRIBANDO MITOS

  1. Mito: Las vacunas se apresuraron y es posible que no sean seguras para los niños.

Las vacunas son seguras para los niños. Los datos de los ensayos clínicos mostraron que la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech es segura y eficaz para personas de 12 años en adelante. Si bien el proceso de aprobación se aceleró, las vacunas contra los coronavirus se han estudiado durante décadas.

Esta vacuna es un producto de esos estudios. La vacuna Pfizer se estudió en más de 2,200 niños de 12 a 15 años. Los efectos secundarios notificados reflejaron los que experimentaron los adultos (dolor en el lugar de la inyección, fatiga y dolores corporales).

La investigación ha demostrado que la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 es 100% efectiva para prevenir COVID-19 en niños de 12 a 15 años. La vacuna es 91% efectiva para prevenir enfermedades graves de COVID-19 en personas de 16 años o más.

2. Mito: los jóvenes no necesitan recibir la vacuna contra el COVID-19. Los niños no contraen COVID-19 y, si lo hacen, es leve.

Los niños pueden contraer COVID-19 y lo están contrayendo, aunque sus casos tienden a ser menos graves que los que se observan en los adultos. La variante Delta es ahora la variante más dominante entre los niños y es extremadamente contagiosa; millones de niños han sido diagnosticados. Más niños están siendo hospitalizados con una infección grave por COVID-19 de lo que se observó anteriormente en la pandemia.

La vacuna protege a los niños elegibles de enfermarse y también puede ayudar a proteger a otros. Cuando los jóvenes contraen COVID-19, existe un alto riesgo de que puedan transmitirlo a otras personas que están en riesgo de tener un COVID-19 más grave.

Además, una condición relacionada con el COVID-19 llamada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico es potencialmente mortal y hemos visto varios casos aquí en Chicago y miles en todo el país; los niños han muerto por ello. Todavía no conocemos los efectos a largo plazo del COVID-19; si contraen COVID-19, podría afectar negativamente su salud futura.

La FDA indicó el viernes a la compañía que su revisión podría tardar hasta enero, comentó Moderna.

3. Mito: La vacuna contra el COVID-19 afectará la fertilidad.

Las organizaciones médicas profesionales que atienden a personas en edad reproductiva, incluidos los adolescentes, enfatizan que no hay evidencia de que la vacuna contra el COVID-19 cause una pérdida de fertilidad. Estas organizaciones también recomiendan la vacuna contra el COVID-19 para las personas que puedan considerar quedar embarazadas en el futuro.

Muchas personas han quedado embarazadas después de recibir la vacuna contra el COVID-19, incluidas algunas que se vacunaron durante los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19. Además, un informe reciente que utilizó los datos del sistema de monitoreo de seguridad v-safe mostró que 4,800 personas tuvieron una prueba de embarazo positiva después de recibir una primera dosis de una vacuna de ARNm COVID-19 (es decir, Pfizer-BioNTech o Moderna). Otro informe que utilizó datos de 8 sistemas de salud de EEUU, documentó a más de 1,000 personas que completaron la vacunación contra el COVID-19 (con cualquier vacuna COVID-19) antes de quedar embarazadas.

Actualmente no hay evidencia de que los anticuerpos producidos después de la vacunación contra el COVID-19 o que los ingredientes de la vacuna causen problemas para quedar embarazada ahora o en el futuro. En un estudio reciente de fertilización in vitro (un tipo de tratamiento de fertilidad), los investigadores compararon las tasas de éxito del embarazo entre tres grupos de mujeres. Mujeres con:

o Anticuerpos por haber sido vacunadas contra el COVID-19
o Anticuerpos por tener una infección reciente con el virus que causa COVID-19
o Sin anticuerpos por tener una infección reciente con el virus que causa COVID-19 o por haber sido vacunadas contra el COVID-19.

El estudio no encontró diferencias en las tasas de éxito del embarazo entre los tres
grupos.

Ni en conteo ni en calidad: lo que descubrieron unos científicos de Miami.

4. Mito: Mi hijo ya tenía COVID-19, por lo que no necesita vacunarse.

Todas las personas elegibles deben vacunarse, independientemente de su edad o si ya tenían COVID-19. Eso se debe a que los expertos aún no saben cuánto tiempo una persona está protegida de enfermarse nuevamente después de recuperarse del COVID-19. También es posible, aunque raro, que alguien pueda volver a infectarse con COVID-19, incluso después de recuperarse. Hable con su médico o pediatra si no está seguro de cuánto tiempo deben esperar usted o su hijo para vacunarse después de recuperarse del COVID-19.

5. Mito: Mi hijo no puede recibir la vacuna contra el COVID-19 antes o después de recibir otra vacuna.

Nuestros pediatras están animando a los padres a que consideren la posibilidad de que sus hijos reciban la vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas en la misma visita. No es necesario esperar un período de tiempo entre vacunaciones. Los datos han demostrado que los efectos secundarios de las vacunas, así como la forma en que nuestros cuerpos desarrollan anticuerpos para cada vacuna, son generalmente los mismos cuando se administran solas o simultáneamente.

6. Mito: Mi hijo podría tener una reacción alérgica grave a la vacuna.

Entre los millones de personas, incluidos los niños, que recibieron la vacuna, las reacciones alérgicas han sido increíblemente bajas. Quienes administran las vacunas le obligan a quedarse 15 minutos después de la inyección para asegurarse de que su hijo esté bien.

Las reacciones posteriores a la vacuna incluyen dolor en el brazo, fiebre baja, fatiga y dolores musculares, nada que dure más de uno o dos días.

Los CDC emiten recomendaciones para quienes sufren de alergias.

7. Mito: Las vacunas contra el COVID-19 actuales no protegen contra las variantes del COVID-19.

En EEUU, la variante Delta es ahora la variante más común del virus. Es casi el doble de contagioso que las variantes anteriores y podría causar una enfermedad más grave. Si bien la investigación sugiere que las vacunas contra el COVID-19 son un poco menos efectivas contra las variantes, las vacunas aún parecen brindar protección contra el COVID-19 grave (Fuente: Clínica Mayo).

Las primeras investigaciones del Reino Unido sugieren que, después de la vacunación completa, la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 tiene un 88% de eficacia para prevenir el virus COVID-19 sintomático. La vacuna también tiene una eficacia del 96% en la prevención de enfermedades graves del virus COVID-19 causadas por la variante Delta.

Las primeras investigaciones de Canadá sugieren que, después de una dosis, la vacuna de Moderna contra el COVID-19 tiene un 72% de efectividad para prevenir el virus COVID-19 sintomático causado por la variante Delta. Una dosis de la vacuna también tiene una eficacia del 96% para prevenir una enfermedad grave con el virus COVID-19 causada por la variante Delta.

La vacuna contra el COVID-19 de Janssen / Johnson & Johnson tiene una eficacia del 85% en la prevención de la enfermedad grave con el virus COVID-19 causada por la variante delta, según los datos publicados por Johnson & Johnson.

Te explicamos.

8. Mito: Las vacunas contra el COVID-19 alterarán el ADN de mi hijo.

La forma en que se fabricó la vacuna no se dirige al ADN de adultos o niños, por lo que no puede afectar ni cambiar el ADN de una persona.

Esencialmente, las vacunas de ARNm enseñan a las células cómo producir una proteína que desencadena una respuesta inmune dentro de nuestro cuerpo. Esto permite que nuestro sistema inmunológico reconozca más rápidamente el virus que causa el COVID-19, genere una respuesta inmunológica y maneje el virus más rápidamente. Este mecanismo de desarrollo de vacunas se ha estudiado desde 2011 y es seguro y eficaz.

Las primeras vacunas contra el COVID-19 que llegaron al mercado fueron las vacunas de ARN mensajero (ARNm). Según los CDC, las vacunas de ARNm funcionan instruyendo a las células del cuerpo sobre cómo producir una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria. La inyección de ARNm en su cuerpo no interactuará ni afectará al ADN de sus células. Las células humanas se descomponen y eliminan el ARNm poco después de haber terminado de seguir las instrucciones.

Una publicación que circula en Facebook dice falsamente que los CDC alertaron que la tecnología utilizada en las vacunas contra el COVID-19 alterarán el ADN de las personas y también ocasionarán un efecto “zombi” en quienes las reciban, pero los CDC no lanzaron esa alerta.

9. Mito: Mi hijo contraerá COVID-19 por recibir la vacuna.

No hay ningún virus activo dentro de la vacuna, lo que hace imposible que su hijo contraiga la enfermedad a causa de la vacuna.

La vacuna contra el COVID-19 protegerá a su hijo, no lo infectará.

Los efectos secundarios de recibir la vacuna contra el COVID-19 son similares a los que se sienten con la mayoría de las otras vacunas; el dolor en el brazo en el lugar de la vacunación es común. Algunas personas también experimentan fiebre, dolor de cabeza y cansancio.

10. Mito: Recibir la vacuna contra el COVID-19 significa que mi hijo puede dejar de usar mascarilla y tomar precauciones contra el coronavirus.

El CDC continúa monitoreando la propagación del COVID-19 y hace recomendaciones para el uso de mascarillas, tanto para aquellos que están completamente vacunados como para aquellos que no están completamente vacunados.

Contáctanos