Coroanvirus

Biden vs. Delta: quiénes en EEUU deben vacunarse tras el mandato presidencial

El presidente reveló su nuevo plan para combatir a la variante Delta del COVID-19, que incluye vacunación obligatoria de ciertos trabajadores.

Telemundo

WASHINGTON DC - Mientras los casos de COVID-19 siguen aumentando en estados donde gran parte de la población aún no se ha vacunado contra el virus, la Casa Blanca reveló recientemente una nueva estrategia que afectará a más de 100 millones de estadounidenses.

El plan del presidente Joe Biden hace obligatoria la vacunación en empresas con más de 100 empleados o que se sometan a pruebas semanales del COVID-19.

- Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play -

Con este nuevo mandato, que empezará a aplicarse en las próximas semanas, Biden espera detener la propagación de la variante Delta y lograr que los casi 80 millones de estadounidenses no vacunados se vacunen.

Más de 175 millones de estadounidenses han recibido las dos dosis de la vacuna del COVID-19, y 75% de la población ha recibido al menos una dosis.

LA VARIANTE DELTA Y SUS SÍNTOMAS

La variante Delta, también conocida como B.1.617.2, se ha propagado rápidamente por EEUU, provocando un aumento de las hospitalizaciones y de las muertes. Con la propagación de la variante, muchos estados que habían retirado sus mandatos de mascarilla, volvieron a ponerlos en práctica.

En comparación con otras cepas, la variante Delta es significativamente más contagiosa. Los síntomas de la variante Delta siguen siendo los mismos que los de la cepa original, sin embargo, las personas que se enferman son mucho más jóvenes y disminuyen a un ritmo más rápido.

La mayoría de los casos positivos observados en el país se encuentran entre los que no están vacunados. Aunque se han producido algunos casos de ruptura en personas vacunadas, la vacuna del COVID-19 sigue siendo eficiente contra el virus.

QUIÉNES TIENEN QUE VACUNARSE, SEGÚN EL MANDATO DE BIDEN

Empresarios con 100 o más empleados

Como parte del plan de la Casa Blanca, la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA, por sus siglas en inglés) exigirá a todos los empresarios con 100 o más empleados que se vacunen. Los que no estén vacunados, tendrán que hacer una prueba semanal de COVID-19. Las empresas que no cumplan la regla podrían recibir multas de hasta $14,000.

Proveedores de servicios de salud

Desde el comienzo de la pandemia, los profesionales de la salud han continuado ofreciendo asistencia esencial a sus pacientes. Sin embargo, muchos de ellos siguen sin vacunarse.

Según el nuevo mandato, los trabajadores sanitarios de los centros que reciben fondos de Medicare y Medicaid tendrán que vacunarse.

Esto incluye a más de 17 millones de trabajadores, incluyendo a los empleados de hospitales, centros de atención domiciliaria y centros de diálisis de todo el país.El mandato también se aplicará a las residencias de ancianos, donde más de 186,000 residentes y empleados han muerto tras contraer el virus.

Los trabajadores federales

Los trabajadores federales que anteriormente tenían la opción de someterse a pruebas periódicas en lugar de vacunarse, ya no tendrán esa opción.

La orden ejecutiva de Biden exige que los trabajadores del poder ejecutivo federal se vacunen, incluidos los empleados de los contratistas que hacen negocios con el gobierno federal.

Empleados del Servicio Postal

Los empleados s del Servicio Postal de EEUU, que representan más de 600,000 trabajadores estarán sujetos al mandato de vacunación, pero podrán elegir entre vacunarse o hacerse la prueba de COVID-19 una vez a la semana.

Personal de las escuelas

Para ayudar a enfrentar el número de casos que están aumentando en los distritos escolares, el presidente pidió a todas las escuelas que establezcan pruebas periódicas.

Actualmente, los profesores y el personal de los programas Head Start y Early Head Start, los profesores y el personal de los programas infantiles y juveniles del Departamento de Defensa (DOD), y los profesores y el personal de las escuelas gestionadas por la Oficina de Educación Indígena están obligados a vacunarse.

Biden también planea ofrecer financiación adicional a los distritos escolares locales que se les hayan quitado los fondos tras implementar los mandatos de la máscara.

Aunque no está incluido en el plan de la administración, el presidente también pidió que los centros de entretenimiento exijan una prueba de vacunación. Esto viene después de que los festivales de verano aumentaran el número de casos positivos.

LOS TRABAJADORES QUE ESTÁN EXENTOS

El mandato excluye a las personas que se niegan a vacunarse por razones religiosas y médicas. Sin embargo, según la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, los empleadores no tienen prohibido exigir la vacunación.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las vacunas COVID-19 pueden administrarse a la mayoría de las personas con condiciones médicas subyacentes.

NUEVAS OPCIONES PARA LAS PRUEBAS DE COVID-19

Farmacias y negocios comerciales

Durante los últimos meses, las farmacias, incluyendo CVS y Walgreens, y los negocios comerciales han ofrecido las pruebas del COVID-19 para aquellos que creen haber contraído el virus.

En un esfuerzo por hacer las pruebas más accesibles, el gobierno anunció que durante los próximos tres meses, los negocios venderán las pruebas rápidas de COVID-19 por un descuento de hasta el 35%. El número de farmacias que ofrecen pruebas también aumentará a 10,000.

Los establecimientos que ofrecerán las pruebas de COVID-19 en casa son: Walmart, Amazon y Kroger.

Bancos de alimentos y centros de salud comunitarios

El gobierno enviará 25 millones de pruebas rápidas gratuitas a 1,400 centros de salud comunitarios y a cientos de bancos de alimentos para que las pruebas sean más convenientes.

Contáctanos