Lucha por la fertilidad termina con hermosas trillizas y deuda de $200,000