Texas

Los demócratas de Texas huyen del estado para bloquear una polémica ley electoral

Sería la primera vez desde 2003 que los demócratas de Texas, excluidos del poder en el Capitolio estatal durante décadas, han cruzado las fronteras estatales para romper el quórum.

Telemundo

AUSTIN, Texas – Un grupo de legisladores demócratas de la Cámara Baja de Texas se fugó a Washington D.C. en un intento por bloquear la aprobación de dos proyectos de ley, HB 6 y SB 7, que busca restringir considerablemente el derecho al voto en ese estado sureño.

La legislación estaba abocada a recibir en unos días el visto bueno de la Cámara Baja estatal, de mayoría republicana, y acabar en la mesa del gobernador, el conservador Greg Abbot, para que fuera firmada.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Anticipando la situación, un gran grupo de legisladores demócratas decidió marcharse de Texas para evitar que haya el quórum necesario para que la iniciativa se debata en el hemiciclo.

Ambos proyectos, se argumenta, ampliarían nuevas restricciones de votación en Texas, incluyendo, proscribiendo los lugares de votación abiertos las 24 horas, prohibiendo las urnas electorales y empoderando a los observadores electorales partidistas. Esto ha generado polémica desde que se propusieron.

El liderazgo demócrata de la Cámara Baja de Texas no ha detallado exactamente cuántos de los 67 legisladores progresistas se han marchado, pero aseguran que son suficientes para bloquear el voto.

“Luego de que demócratas históricamente bloquearan los esfuerzos anti-votantes de los Republicanos en la sesión legislativa de primavera, Abbott hizo un llamado a una sesión irregular especial para resucitar esta legislación anti-votante: la principal fuente de esperanza para que los republicanos mantengan el poder en las elecciones de 2022”, sostuvo el Partido Demócrata de Texas en un comunicado.

Agregaron que los legisladores demócratas están “usando cada herramienta a su disposición para garantizar que se mantenga intacto el derecho al voto para todos los texanos”.

Se esperaba una primera votación clave sobre las nuevas medidas esta semana, lo que aceleró la lucha de los demócratas por abandonar la ciudad. Pero esta vez podría conllevar más riesgo y aún no hay garantía de victoria a largo plazo.

Los legisladores salieron del aeropuerto de Austin, Texas, en dos aviones privados el lunes por la tarde y para llegar a Washington D.C. la misma noche del lunes, según medios locales.

La decisión de esconderse en Washington, D.C. tiene como objetivo aumentar la presión en la capital de la nación sobre el presidente Joe Biden y el Congreso para actuar sobre la votación a nivel federal.

Sería la primera vez desde 2003 que los demócratas de Texas, excluidos del poder en el Capitolio estatal durante décadas, han cruzado las fronteras estatales para romper el quórum. Cuando los demócratas huyeron del estado en aquel entonces, en un intento finalmente fallido de detener los nuevos mapas de votación dibujados por el Partido Republicano, se desplegaron tropas estatales para intentar traerlos de regreso.

“Hoy (lunes), al romper el quórum para bloquear los ataques de Abbott a los votantes, los demócratas de Texas están haciendo historia. Después de que Abbott arrastró a los legisladores de regreso al Capitolio para su sesión de represión, los demócratas están luchando con todo lo que tenemos”, dijo Gilberto Hinojosa, presidente del Partido Demócrata de Texas.

El gobernador ya firmó la ley que estipula que no es necesario un permiso.

Hinojosa expresó que los legisladores en su partido no se quedarán al margen ni “veremos a los republicanos recortar nuestro derecho al voto, silenciar las voces de los texanos de color y destruir nuestra democracia, todo para preservar su propio poder”.

Tras conocer la acción tomada por los demócratas, el gobernador Abbott emitió la siguiente declaración: “La decisión de los demócratas de Texas de romper el quórum de la Legislatura de Texas y abandonar el Capitolio del Estado de Texas inflige daño a los mismos texanos que los eligieron para servir. Mientras vuelan por todo el país en aviones privados cómodos, dejan problemas sin resolver que pueden ayudar a sus distritos y a nuestro estado. Problemas como alivio tributario del impuesto a la propiedad, fondos para apoyar a los alguaciles y a las fuerzas del orden en áreas con alta tasa de criminalidad, financiación para niños en hogares de acogida, y financiación para profesores jubilados. Los demócratas deben dejar de lado los juegos políticos partidistas y volver al trabajo para el que fueron elegidos. A sus electores no se les deben negar estos importantes recursos simplemente porque su representante electo se negó a presentarse a trabajar”.

Cabe destacar que Abbott, quien se postulará para la reelección en 2022 y ha exigido nuevas leyes electorales en Texas, podría seguir convocando sesiones especiales de 30 días hasta que se apruebe un proyecto de ley.

Este año, más de una docena de estados ya han aprobado leyes electorales más estrictas, pero solo en Texas los demócratas han presentado este tipo de lucha.

Contáctanos