Archipiélago panameño de San Blas, bienvenidos al Edén

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Archipiélago panameño de San Blas, bienvenidos al Edén

    Las 365 islas de San Blas, situadas frente a la costa norte del Istmo, están hechas a imagen y semejanza del Paraíso. Con aguas cristalinas y arena blanca, este rincón del Caribe es el hogar de los indios Kuna Yala y un centro de cultura, belleza y ecología.

    Una para cada día del año. Un calendario de islas coralinas. 365 formaciones que se extienden unas 200 millas y donde se pueden practicar deportes acuáticos o nadar bañado en aguas transparentes.

    El archipiélago de San Blas se ha convertido en uno de los destinos turísticos más demandados. Es romántico, paradisíaco y sumamente interesante por la valiosa cultura de los Kuna. Existe un aeropuerto para vuelos domésticos a nivel nacional y también cuenta con hoteles construidos con pencas para no desentonar con el legado y la tradición de la comarca.

    En contra de la creencia popular, la canción del grupo mexicano Maná “En el muelle de San Blas” no se encuentra en realidad en Panamá sino en Nayarit, México. El archipiélago de San Blas se extiende desde el Golfo de Mandinga o San Blas, hasta la frontera colombiana.

    La comarca está dividida en cuatro distritos: Ailigandí, Narganá, Tubualá y Puerto Obaldía. La sede gubernamental es Porvenir, cabecera del distrito de Narganá. Los Kuna, la población autóctona, viven de la caza y de la pesca. Una gran mayoría habla español siendo las mujeres las que conservan mejor sus tradiciones.

    Su gastronomía es variada y rica en pescado fresco, langosta o cangrejo rey especial, una delicia que no se puede perder ya que solo se encuentra en este lado del Caribe panameño.

    Las comunidades más interesantes para admirar el legado cultural de este grupo son Playón Chico, Malatupo, Ustupu y Ogobsucun. Allí el visitante podrá admirar los bailes típicos, comprar artesanía y degustar los sabrosos platos de la cocina Kuna.

    Otra opción es adentrarse en las selvas vírgenes de la zona con ríos de agua cristalina, cascadas y especies animales en peligro de extinción. Otras islas que merecen la pena son Isla Perro, El Porvenir y Pelícano. En todas ellas se puede practicar buceo y esnorquel. En la Comunidad de Narganá se ubica el Hotel Posada Narganá. Esta isla se comunica mediante un puente de madera con otra llamada Corazón de Jesús.

    El archipiélago de San Blas fue elegido como uno de los dos mejores destinos para cruceros según dos revistas especializadas en el sector turístico. Para llegar, se puede tomar un avión todo los días (el vuelo dura unos 20 minutos) desde el aeropuerto Marcos A. Gelabert en Albrook, en la ciudad de Panamá.