Mano en el área de Carlos Sánchez, pena máxima y gol de Kagawa