Héctor Ferrer batalló en silencio contra el cáncer por tres años