California

Reo acusado de matar a asesino en serie de California no enfrentará pena de muerte

Telemundo

CALIFORNIA- El hombre acusado de estrangular al asesino en serie de California conocido como el "estrangulador I-5" no enfrentará la pena de muerte, anunció la fiscalía.

El fiscal de distrito del condado de Amador, Todd Riebe, dijo que había presentado cargos de asesinato en primer grado contra Jason Budrow y que buscará una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, informó Sacramento Bee.

Más de Telemundopr.com

Mira aquí nuestra programación en vivo. Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Budrow, de 40 años, está acusado de estrangular a Roger Reece Kibbe de 81 años, cuyo cuerpo fue descubierto el 28 de febrero en su celda compartida en la prisión estatal de Mule Creek, al sureste de Sacramento.

Kebbe, de Citrus Heights, era mejor conocido como el "estrangulador de la I-5", cumplía cadenas perpetuas consecutivas por matar a siete mujeres durante dos décadas en el área de Sacramento y del norte de California.

Budrow ya está cumpliendo cadena perpetua sin libertad condicional por estrangular a su entonces novia en 2011 en el condado de Riverside.

Los casos de pena de muerte son asuntos costosos y prolongados que incluyen apelaciones automáticas. California no ha ejecutado a nadie desde 2006 y el gobernador Gavin Newsom ha emitido una moratoria sobre la pena capital mientras está en el cargo.

Kibbe fue condenado inicialmente en 1991 por estrangular a Darcine Frackenpohl, una joven de 17 años que se había escapado de su casa en Seattle. Su cuerpo casi desnudo fue encontrado al oeste de South Lake Tahoe debajo de Echo Summit en septiembre de 1987.

Los investigadores dijeron entonces que sospechaban de él en otros asesinatos similares.

Pero no fue hasta 2009 que un investigador de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de San Joaquín utilizó nuevos desarrollos en evidencia de ADN para conectarlo con asesinatos adicionales en los condados del norte de California.

Kibbe se declaró culpable de seis asesinatos adicionales a cambio de que los fiscales no buscaran la pena de muerte.

Esas víctimas fueron Lou Ellen Burleigh, de 21 años, en 1977 y Stephanie Brown, de 19; Lora Heedrick, 20; Katherine Kelly Quiñones, de 25 años; Charmaine Sabrah, de 26 años; y Barbara Ann Scott, 29, todos en 1986.

Kibbe estaba cumpliendo varias cadenas perpetuas sin posibilidad de libertad condicional cuando fue asesinado.

En una carta a The Mercury News el mes pasado, Budrow dijo que mató a Kibbe el mismo día que se convirtieron en compañeros de celda, inicialmente para que tuviera una celda para él solo.

"Lo que había comenzado como mi plan básico original de cometer un homicidio directo de un compañero de celda para obtener mi estatus de unicelular se convirtió en una misión para vengar a la niña más joven y a todas las otras víctimas de Roger Kibbe", escribió.

Contáctanos