Mala Fe muestra las heridas del ataque a cuchillazos