La “barra bella” del Mundial: cuando todo se vale menos esto...