Acusado: pasa de rehén en cautiverio a monstruo abusador