Huevos fritos gigantes y robots invaden metrópolis