El primer colombiano que jugará con el Barca llega descalzo