Apagones selectivos amenazan a los restaurantes