De pueblo fantasma a paraíso verde gracias a la marihuana